• INTERNACIONAL
  • ARGENTINA
  • BRASIL
  • BOLIVIA
  • CHILE
  • COLOMBIA
  • COSTA RICA
  • ECUADOR
  • EL SALVADOR
  • ESTADOS UNIDOS
  • GUATEMALA
  • HAITI
  • HONDURAS
  • MEXICO
  • PANAMÁ
  • PARAGUAY
  • PERU
  • R. DOMINICANA
  • URUGUAY
  • VENEZUELA

Por Belén González, directora Ejecutiva de TECHO Uruguay

Hoy se conmemoran 189 años de la jura de la primera constitución de nuestro país. Los relatos de la época describen algarabía en la Plaza Matriz donde se concentraron los ciudadanos que adhirieron a este paso independentista y juraron por primera vez lealtad a esta patria. Si habrá sido importante este hito histórico que cada departamento, ciudad y localidad, lleva, en alguna de sus calles principales, el nombre  “18 de Julio” como emblema.

Es interesante reflexionar sobre la importancia de esta carta magna que nos reconoce como ciudadanas y ciudadanos al día de hoy y por tanto nos asigna derechos y obligaciones. ¿Qué tan cerca estamos de ver esos derechos garantidos?, ¿tan cerca como de 18 de julio?

En Maldonado, la calle 18 de Julio es una de las más importantes del centro; pasa por todos los edificios que, replicando el modelo de ciudades centralizadas, ordenan la vida de la nueva comuna: la plaza, la catedral, la comisaría. Paradójicamente a 30 minutos de 18 de Julio se encuentra  el asentamiento Los Eucaliptus, donde en 2007, a solicitud de la Intendencia, construimos viviendas de emergencia como paso intermedio de un proceso de regularización que nunca sucedió. Hoy, Los Eucaliptus es el asentamiento más grande del interior del país en el cual contabilizamos 649 viviendas, resultado de un crecimiento exponencial sucedido en los últimos años de la mano de diversas migraciones desde otros barrios del departamento, otras localidades del país y otros rincones de Latinoamérica.

En Salto, en 13 minutos se puede llegar desde 18 de Julio hasta el asentamiento Andresito 2, donde en 2017 relevamos información de 134 hogares y 538 personas, de las cuales el 51% eran menores de 20 años. De los que tenían entre 13 y 18 años, el 38% no asistía a ningún centro de educación, siendo los principales motivos compartidos por los encuestados (i) “se puso a trabajar” (ii) “quedó embarazada” o (iii) “se tuvo que hacer cargo de la familia“. Si será precaria la realidad de estas familias que el 58% de los trabajadores y trabajadoras del barrio no está formalizado/a, la realidad es que la mayoría son changadores/as. Además, en el  90% de las casas las personas viven hacinadas, llegando a niveles críticos en el 31% de las mismas. Viviendas en un 65% construidas en madera y costanero. 

Hoy ya tenemos un Andresito 3, con nuevos jóvenes pobladores creciendo en la misma precariedad, con la misma celeridad.

A 30 kilómetros del Palacio Legislativo donde exponemos con honores ese primer ejemplar de la Constitución se consolidan 5 cordones de precariedad, que conectan la periferia de Montevideo con Canelones y el sur-este de San José. La mejor forma de comprender y visualizar esta idea es entrando a la plataforma del Monitor de Asentamientos y centrar Montevideo en la pantalla.

En esta fecha de conmemoración de nuestro proceso de gobernanza,  resulta urgente pensar ¿qué decisiones estamos tomando como ciudadanos en nuestro diario vivir?, ¿nos conformamos solamente con ir a votar cada algunos años por un partido político que represente más o menos lo que pensamos y sentimos? En los barrios más excluidos de nuestro país no, el voto no basta para hacer frente a la emergencia. Esto queda demostrado en los 197 asentamientos en los que la gente no espera, sino que se organiza para mejorar su calidad de vida, para seguir luchando por sus derechos y los de sus hijos. Van a reuniones en alcaldías, intendencias, golpean puertas, juntan firmas, dan la leche en los merenderos; buscan cómo salir adelante día tras día. 

¿Cómo vamos a catalizar este enorme capital social en el desarrollo de nuestro país?

¿Cómo nos interpela esto a los que leemos estas líneas desde una laptop al lado de una estufa y salimos a una parada de ómnibus techada en una calle asfaltada?, a los que nunca pasamos frío ni tuvimos que juntar firmas para que no nos desalojen de nuestra casa.  A mi me lleva a cuestionarme ¿cómo iniciamos un proceso de transformación profundo, con efectos inmediatos y en el largo plazo?, ¿se puede seguir gestionando “lo público” como lo hacemos?, diseñando desde un escritorio y con una bajada estrepitosa a la realidad. Considerar la autodeterminación de los barrios y su gente resulta no sólo una cuestión de eficiencia a la hora de potenciar el alcance de gestión de lo común, sino un deber moral de respeto hacia aquellos que han levantado sus casas, cavado sus cunetas, construidos sus comunales y mantenido sus merenderos por años.

Esta reflexión la compartimos hoy desde la certeza de que en estas llamaradas de voluntad se atesoran oportunidades de profundización democrática y dinamismo de la gestión pública que tiene la potencia de acortar las brechas entre los derechos y obligaciones que la Constitución nos asigna y que la realidad nos quita.

En la participación ciudadana, no sólo de estos barrios sino de todos, se encuentra la llave para impulsar transformaciones  exponenciales que traerán consecuencias en la mejora de la calidad de vida y en cómo concebimos nuestro lugar como ciudadanas y ciudadanos de esta patria. La patria que ante todo es la relación entre los individuos y su territorio; y lo que esta patria necesita de forma urgente es poner un freno a la fragmentación socio-territorial. Esa que hace que un chiquilín que se cría en Malvín sienta miedo cuando se toma un ómnibus con destino Casabó o que una chiquilina que se cría en Andresito 2 se sienta en una película cuando entra a un baño de azulejos blancos. 

Hoy, en este día de conmemoración, imaginemos el futuro de estas juventudes. 

En el 2030 habrán pasado 200 años de esa primera constitución y estaremos pidiendo el micrófono ante los delegados de los distintos países ante la ONU para rendir cuentas sobre nuestro cumplimiento con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ¿cómo queremos llegar a este momento?, ¿qué ejemplo queremos ser para el mundo?

Hoy decidimos también lanzar una campaña bajo el lema de #INTEGRACIONTERRITORIAL entendiendo que esta tiene que ser la prioridad de nuestro país, que necesita de forma urgente nuevos, múltiples y diversos 18´s de Julio, simbólica y materialmente.

Los invitamos a sumarse: http://integracionterritorial.org/