• INTERNACIONAL
  • ARGENTINA
  • BRASIL
  • BOLIVIA
  • CHILE
  • COLOMBIA
  • COSTA RICA
  • ECUADOR
  • EL SALVADOR
  • ESTADOS UNIDOS
  • GUATEMALA
  • HAITI
  • HONDURAS
  • MEXICO
  • PANAMÁ
  • PARAGUAY
  • PERU
  • R. DOMINICANA
  • URUGUAY
  • VENEZUELA

En el Encuentro de Referentes Comunitarios 2017 quedó plasmado y en conocimiento de todos los presentes, incluidas las autoridades de la Junta Departamental de Montevideo, Graciela Villar y del Intendente de Montevideo Ing. Daniel Martínez, la situación crítica en la que se encuentran las 38 familias que conforman el asentamiento Antares, ubicado en el Municipio G.

El esfuerzo permanente de la Mesa de Trabajo y la potencialidad de los vecinos fueron denunciando y visibilizando la situación crítica en la que viven, tanto en temas de energía eléctrica, contaminación (presencia de ratas, víboras y arañas), vivienda, agua potable; ésta última repercute directamente en la salud de cada una de las personas considerando que existe un mínimo nivel de plombemia en el suelo. No todos los hogares accedían al agua, principalmente las viviendas ubicadas al final del asentamiento, así como el uso de algunos imposibilitaba el de otros debido a la baja presión. Esto impulsó a que las autoridades, red de coordinación de la zona con varios actores gubernamentales, así como la Junta Departamental de Montevideo, se acercaran a la Mesa de Trabajo reconociendo los derechos vulnerados y la urgencia de accionar para revertir la situación.

En la compleja situación que se encuentra Antares sólo es posible pensar como respuesta un realojado, ya que el terreno en el que se ubica el asentamiento no es apto para habitar. Un proceso de realojo conlleva cierto tiempo y la comunidad no puede esperar ya que la vulneración de los derechos es extrema, por tanto se continúan generando acciones y medidas que mejoren la calidad de vida de las familias de forma inmediata.

En esta línea, desde el mes de agosto las 38 familias cuentan con el acceso al agua potable, siendo una realidad, un logro de los vecinos. Quienes se apropiaron del territorio y no se quedaron de brazos cruzados, se organizaron, se movilizaron y pusieron sobre la mesa los derechos que están siendo vulnerados. Esto es un impulso para los demás proyectos que quedan por delante, reforzando la convicción de que una CIUDAD PARA TODOS Y TODAS, ES POSIBLE.