• INTERNACIONAL
  • ARGENTINA
  • BRASIL
  • BOLIVIA
  • CHILE
  • COLOMBIA
  • COSTA RICA
  • ECUADOR
  • EL SALVADOR
  • ESTADOS UNIDOS
  • GUATEMALA
  • HAITI
  • HONDURAS
  • MEXICO
  • PANAMÁ
  • PARAGUAY
  • PERU
  • R. DOMINICANA
  • URUGUAY
  • VENEZUELA

Hace 53 años Panamá fue testigo de una gesta heroica y valiente que mostró al mundo entero la dignidad del pueblo panameño, cuya punta de lanza fueron los jóvenes estudiantes a quienes hoy recordamos con orgullo y a quienes les debemos gran parte de lo que hoy somos como nación.

En aquel momento la juventud, como siempre, jugó un papel protagónico para transformar la realidad y bajo la consigna de un solo territorio, una sola bandera, incidió para lograr lo que parecía impensable, lo que tantas décadas se añoro. Se tuvo voluntad hasta las últimas consecuencias para defender la soberanía nacional y el clamor popular.

Los estudiantes mártires nos dejaron un legado de lucha y dignidad que trasciende generaciones. Hoy en día, el crecimiento económico, el acceso a nuevas tecnologías, la globalización y el estado de bienestar nos brindan la sensación de estar viviendo uno de los mejores momentos en la historia reciente del país. Si bien es cierto, existen muchas oportunidades, no podemos tapar el sol con un dedo y voltear la mirada cuando 1/4 de la población vive en situación de pobreza (MEF,2015). En un país cuyas postales deslumbran a cualquiera, es impensable que miles de personas no sólo no gocen de las mismas oportunidades, sino que diariamente luchen por sobrevivir en un contexto que no da treguas a quienes parecen no estar a la altura de la competencia feroz que consume a la sociedad panameña y que día con día incrementa las brechas económicas y sociales de uno de los 10 países más desiguales de América Latina y el mundo (Banco Mundial,2016).

Los tiempos han cambiado y con ellos los retos de nuestra sociedad. Los jóvenes están haciendo su parte y eso no lo podemos refutar. En 2016, TECHO logró llegar a la cifra de 14000 voluntarios movilizados durante los 6 años que ha estado funcionando en el país, en actividades realizadas junto a muchas de las comunidades más vulnerables del Panamá, conociendo de frente esta realidad y generando acciones tangibles para transformarla. Todo esto es un avance, pero no es suficiente, necesitamos la voluntad de todos los sectores de la sociedad para hacer de este un país que crece y se desarrolla para todos/as y no solo para los sectores más pudientes del país. Necesitamos dar pasos firmes para acercar oportunidades que nos permitan construir desarrollo local y un futuro mejor para miles de personas que a diario luchan por llevar pan a su mesa.

Jóvenes ¡PARTICIPEMOS! El desarrollo de nuestro país necesita de nuestra energía, talento y ambición para lograr los cambios que queremos ver en nuestro país. Animamos al gobierno, a la empresa privada, a las comunidades, a los jóvenes y todos para que unamos esfuerzos, para que juntos encontremos el camino hacia un desarrollo inclusivo que nos permita derribar los muros de la indiferencia y miseria que hoy en día viven miles de compatriotas. Está en nosotros ver hacia nuestros vecinos para darnos cuenta que todavía la tarea no está hecha y podemos honrar la memoria de quienes entregaron su vida para hacer de esta una gran nación.

Por: Javier Bernal, Gerente General