• INTERNACIONAL
  • ARGENTINA
  • BRASIL
  • BOLIVIA
  • CHILE
  • COLOMBIA
  • COSTA RICA
  • ECUADOR
  • EL SALVADOR
  • ESTADOS UNIDOS
  • GUATEMALA
  • HAITI
  • HONDURAS
  • MEXICO
  • PANAMÁ
  • PARAGUAY
  • PERU
  • R. DOMINICANA
  • URUGUAY
  • VENEZUELA

TECHO ante COVID-19

TECHO se une a los esfuerzos internacionales y colectivos para combatir el COVID-19.

Nuestro compromiso es poder colaborar con la salud pública en esta fase de contención de la propagación del virus en la región, siendo más responsables que nunca con los y las habitantes de las comunidades en las que trabajamos, nuestro voluntariado, equipo rentado, donantes y demás audiencias con las que interactuamos y colaboramos día a día.

Acciones institucionales ante la pandemia

Desde TECHO se establece la suspensión de todas las actividades masivas previstas hasta nuevo aviso, en todas nuestras oficias a nivel global. La norma rige por un periodo inicial de 10 días (iniciando el 13 de marzo del 2020), haciendo una revisión y actualización de forma recurrente, junto a información oficial disponible, velando por la integridad de toda la población.

Con el objetivo de colaborar en la fase de contención de la propagación del COVID-19 en América Latina y atento a las recomendaciones que vienen realizando la OMS, autoridades gubernamentales y organizaciones internacionales, resulta imprescindible la implementación de estas medidas. Las mismas afectarán todas las construcciones de viviendas de emergencia, visitas a asentamientos para levantamientos de información o de coordinación con liderazgos comunitarios, encuentros de voluntariado y demás actividades masivas.

Hemos desplegado comunicaciones con las instituciones, empresas, organizaciones comunitarias y colectivos asociados a TECHO; sobre las decisiones tomadas, con el fin de promover propuestas que contemplen garantizar el impacto de las actividades suspendidas en nuevas fechas.

En paralelo, TECHO dispuso una serie de medidas para la prevención y cuidado ante el brote a todas nuestras sedes en Latinoamérica. A su vez, hemos suspendido la centralización de nuestro equipo rentado en las oficinas de trabajo, implementando un sistema de teletrabajo hasta nuevo aviso.

Red de Prevención ante el COVID-19

La pandemia de coronavirus a nivel global, actualmente tiene el factor de prevención más importante en la responsabilidad ciudadana, además de la presencia y calidad de sistemas de salud para la atención y mitigación en la población vulnerable: tercera edad, preexistencia de patologías, enfermedades respiratorias, habitantes de asentamientos populares sin acceso a servicios de salubridad o salud básicos y redes de salud.

TECHO utilizará sus plataformas internacional y locales, teniendo presencia en 19 oficina en América Latina, para promover las principales acciones de prevención establecidas a nivel internacional.

  • Lavado de manos
  • Si puedes quedarte en casa, hazlo, así podemos reducir el riesgo de propagación del virus.
  • Conoce los síntomas del COVID-19, en caso de dudas llama primero a los servicios médicos oficiales en tu país.
  • Sigue las medidas y recomendaciones de tu país.

Conoce más recursos infográficos de prevención ante el COVID-19:

Pobreza y desigualdad como factor de riesgo

América Latina es la región más desigual del mundo, son más de 185 millones de personas viviendo en situación de pobreza en la región, siendo. 104 millones de personas las que viven en asentamientos populares, territorios que concentran en su entorno exclusión, la ausencia de viviendas dignas y la falta de servicios básicos para una correcta dinámica de saneamiento. Contextos en donde la falta de acceso a sistemas de salud preventivos y de emergencia; convierten a la región en el principal foco de vulnerabilidad ante crisis de salud pública. 

La ausencia del Derecho a la Ciudad en América Latina, el derecho a transformar la ciudad en un entorno sano y sostenible, de forma justa y equitativa, enmarca la gran situación de emergencia que los y las habitantes de asentamientos populares viven a diario. La crisis del COVID-19 pone de manifiesto las responsabilidades individuales y colectivas en los territorios en donde habitamos. Esta crisis afecta a toda la población, pero hay distinciones en los impactos y recursos desde las comunidades en situación de pobreza para afrontar la emergencia global. 

Aún así, el 67% de la infraestructura habitacional de América Latina está construida a través de la participación activa de sus habitantes (estudios sobre producción social del hábitat, Olsson, 2011). Estas formas autogestionadas de construir el hábitat se encuentran asociadas a la desigualdad y exclusión urbana, sin embargo, se tratan de acciones por parte de la ciudadanía que establecen dinámicas que les permiten mejorar su calidad de vida y que están construyendo las ciudades con sus propios recursos, desde la organización y el trabajo colaborativo. 

Ante un contexto de riesgo en donde se pueden profundizar los efectos de la pobreza en los asentamientos populares, la organización activa de la ciudadanía se ha convertido en una herramienta necesaria y fundamental para visibilizar y avanzar hacia la construcción de ciudades justas e inclusivas, que permitan mitigar y afrontar los efectos de una crisis global.

¿Qué sucede en los territorios donde estas medidas resultan de alta complejidad o incluso imposibles?

“Mitigar lo peor de esto y lograr los cambios a más largo plazo que queremos ver en la planificación urbana dependerá de mejorar la forma en que vemos, entendemos y abordamos las condiciones de salud y de vida en los asentamientos informales. Para muchas personas que viven al margen, la crisis ya es la norma y el cambio hace tiempo que se retrasa”

Annie Wilkinson – Cities Alliance

La pandemia del COVID-19 sigue su crítico curso en América Latina, registrando cientos de miles de casos a nivel mundial, en donde el aislamiento obligatorio y el cierre de las fronteras han sido la manera de mitigar el número de contagios. Este virus migrante replica las acciones tomadas ante el flujo migratorio interno, paradójico, cerrar fronteras como recurso de salud pública ante un sistema de salud ineficiente, ausente para millones de personas.

En los asentamientos populares en situación de pobreza es donde los servicios básicos indispensables son escasos o ausentes: vivienda, agua, saneamiento, electricidad. Más de 100 millones de personas habitan en asentamientos populares en América Latina, en donde el agua se encuentra a kilómetros o el acceso depende de camiones repartidores, incluso de la lluvia que pueda caer. No sólo el agua es el problema, el hacinamiento genera la imposibilidad de lograr el metro y medio de separación promovido como recomendación internacional para prevenir contagios. Además, los centros de salud cuentan con recursos insuficiencias, si es que se cuenta con las instalaciones mínimas o adecuadas para la población.

¿Cómo enfrentamos la crisis del COVID-19 en los asentamientos populares de América Latina

Cuando estamos frente a una emergencia, la vulnerabilidad en los asentamientos es aún mayor, y nuestro sentido de urgencia al actuar debe aumentar. Sin embargo, nos enfrentamos a una situación que nos exige modificaciones en nuestra manera de estar junto a los territorios, una forma que igual nos permita seguir estando presentes, pero a la distancia. 

Contemplando la prevención y bienestar de los y las habitantes de las comunidades en las que trabajamos, hemos suspendido las actividades en terreno, eventos masivos u otros similares fuera y dentro de los asentamientos. Por lo que, desde el compromiso de seguir acompañando a las familias, por medio de un sistema de acompañamiento territorial ante la pandemia del COVID 19, recomendamos: 

  1. Monitoreo comunitario
  2. Cuidados comunitarios
  3. Mapeo de redes de apoyo
  4. Monitor de asentamientos COVID 19

Por más de 20 años, TECHO se ha convertido en un punto de referencia para el armado de una red de trabajo colaborativo con liderazgos comunitarios. Reconocemos que no podemos visitar el territorio, ni organizar acciones físicas que aporten a su prevención y cuidado, aún así, nos comprometemos a usar de manera responsable esta gran red de trabajo con comunidades para aportar a la prevención y acción ante la pandemia.

Haciendo uso de este potencial, esperamos fortalecer nuestro rol de interlocutores y hacer llegar las necesidades y urgencias de los asentamientos a las autoridades locales y otras redes de apoyo, a través del monitoreo diario y directo con los liderazgos y la  recopilación de status por comunidad que nos permita construir un mapa regional sobre las necesidades sanitarias y potenciales casos de contagio.  

TECHO pone a disposición su capacidad instalada para aportar a la prevención y acción prioritaria que minimice la propagación del virus COVID 19 en los asentamientos populares de América Latina. 

De igual manera, utilizaremos nuestra red de contacto directo para hacer llegar los insumos necesarios para informar a las comunidades de las acciones preventivas contra la pandemia y convertirnos en canales de comunicación que informen de las decisiones oficiales que afecten la movilidad, capacidad de trabajar y estudiar de los territorios, en contextos en los que estas noticias no lleguen de manera inmediata. 

¿Dudas?

Puedes escribir a nuestros equipos regionales, aquí pueden encontrar nuestro directorio internacional.

Apoya nuestra labor ante el COVID-19

Nuestro compromiso por un mundo justo y sin pobreza nos compromete a dirigir nuestros recursos y capacidades en apoyo a los y las habitantes de asentamientos populares en América Latina . Puedes ayudar a que nuestros equipos en toda la región puedan seguir en contacto directo con las familias y liderazgos comunitarios, promoviendo nuestro sistema de Acompañamiento Territorial ante el COVID-19.