• INTERNACIONAL
  • ARGENTINA
  • BRASIL
  • BOLIVIA
  • CHILE
  • COLOMBIA
  • COSTA RICA
  • ECUADOR
  • EL SALVADOR
  • ESTADOS UNIDOS
  • GUATEMALA
  • HAITI
  • HONDURAS
  • MEXICO
  • NICARAGUA
  • PANAMA
  • PARAGUAY
  • PERU
  • R. DOMINICANA
  • URUGUAY
  • VENEZUELA
En 1997, un grupo de jóvenes comenzó a trabajar por el
sueño de superar la situación de pobreza en la que
vivían millones de personas
El sentido de urgencia en los asentamientos los movilizó masivamente a construir viviendas de emergencia en conjunto con las familias que vivían en condiciones inaceptables y a volcar su energía en busca de soluciones concretas a las problemáticas que las familias enfrentaban cada día.
Esta iniciativa se convirtió en un desafío institucional que hoy se comparte en toda América Latina.
Desde sus inicios en Chile, seguido por El Salvador y Perú, la organización emprendió su expansión bajo el nombre “Un Techo para mi País”.
CRONOLOGÍA
EL CAMINO DE TECHO
    • Nace la iniciativa en Chile, a partir de un grupo de jóvenes que descubrió la difícil e injusta situación de pobreza en la que vivían miles de personas en su país. Estos jóvenes fueron apoyados por Felipe Berríos SJ.
    • La iniciativa se convierte oficialmente en una fundación sin fines de lucro, allí nace “Un Techo para Chile”.
    • Inicia la expansión por América Latina, aprendizaje y adaptación. Se empieza a formar la Oficina Central, organizando personas y fondos.
    • Terremotos en El Salvador, nace MAPES (Manos Amigas para El Salvador) luego VOCES (Voluntarios construyendo El Salvador).
    • Terremoto en Perú: respuesta ante la emergencia en Tacna y Moquegua.
    • ELA Chile (Encuentro Latinoamericano)​.
    • Se empieza a replicar la experiencia en: México (Guadalajara), Colombia, Ecuador (UC), Brasil (Recife, Pernambuco).
    • Un Techo para Chile + INFOCAP crean AIS (Área de Intervención Social).
    • Replica experiencia en: Argentina (Córdoba), Uruguay y primeros trabajos en Bolivia.
    • ELA (Encuentro Latinonoamericano) en Uruguay.
    • Se replica la experiencia en Guatemala.
    • ELA en Chile.
    • Se unifican las redes y se pasa a formar una sola institución: “Un Techo para mi País”.
    • Se firma convenio con el BID-FOMIN de Fortalecimiento institucional, nos da un préstamo no reembolsable de USD$3.500.000, convenio para expansión y activación de Habilitación Social en los países (Argentina, Uruguay, México, El Salvador, Perú y Colombia).
    • Establecimiento formal en Costa Rica, Argentina, Uruguay, Perú, Colombia, El Salvador y México.
    • Establecimiento formal en Brasil.
    • Establecimiento formal en Guatemala, Paraguay, Ecuador, NIcaragua, Rep Dominicana.
    • ELA.
    • Establecimiento formal en Bolivia y Estados Unidos.
    • Terremoto en Chile y Haití.
    • Llegada a Haití y Establecimiento formal en Honduras, Panamá y Venezuela.
    • ELA: Encuentro Latinoamericano de Voluntarios.
    • ELLC: Primer Encuentro Latinoamericano de Líderes Comunitarios, en Perú.
    • Maduración del Cambio Institucional, Consolidación y Profundización.
    • Un Techo para mi País se convierte en TECHO.
    • ELAD: Encuentro Latinoamericano de Directores/as.
    • ENVO: Encuentro de Voluntarios en São Paulo, Brasil.
    • ELLC: Encuentro Latinoamericano de Líderes Comunitarios, en México.
    • Encuentro en Hábitat III.
    • Publicación “Desde el Territorio”.
    • Incendios en Chile, inundaciones en Perú y Colombia, terremoto en México y Huracanes en El Caribe.
    • Publicación “La emergencia de Vivir sin Ciudad”.
Historia de TECHO Honduras

En el 2010, inició el trabajo en Honduras una organización que ha transformado la vida de muchas familias de los asentamientos populares y ha concientizado sobre la situación de pobreza a miles de jóvenes universitarios en Latinoamérica desde 1997. Nacemos bajo el nombre de: Fundación Un Techo Para Mi País Honduras, un nombre amplio pero con mucho significado y transformación detrás de él. Era el 2010, cuando Un Techo Para Chile decide la expansión territorial a diversos países latinoamericanos para trabajar con jóvenes voluntarios de las diferentes universidades y las familias que viven en extrema pobreza, siendo este el motor de la organización hasta el día de hoy.En el inicio, empezamos con la idea de replicar la construcción de viviendas prefabricadas desde Chile, la “mediagua”, como la llaman nuestros hermanos sudamericanos.Veinte voluntarios universitarios se unieron para dar inicio a la primera construcción de viviendas de emergencia en en una comunidad ubicada en la salida a Danlí, esta fue la primera vez que jóvenes hondureños tomaban herramientas de construcción y vistieron la camiseta de TECHO con el ideal de mejorar las condiciones de las familias del Mirador de Oriente. Ese fue el comienzo, el que marcó el paso y el ritmo de la voluntad de jóvenes universitarios que deseaban cambiar algo que para muchos era peligroso y lejano; superar la pobreza de toda Latinoamérica.

El efecto multiplicador de las buenas acciones es muy acelerado, y como decimos popularmente, “las buenas noticias vuelan rápido”. En los primeros seis meses de haber comenzado a operar, ya estábamos con más de 50 voluntarios en nuestra primer oficina, planeando la primer construcción masiva de viviendas en el Mirador de Oriente. Gracias a los primeros patrocinadores y aliados estratégicos, pudimos rápidamente intervenir en más asentamientos del país. Para el segundo año, ya estábamos en 5 asentamientos y habíamos construido 250 viviendas junto a más de 1,000 voluntarios y voluntarias.

En el 2012, surge la necesidad de homologar la organización bajo una imagen fresca y unificada en 19 países donde teníamos (aún tenemos) operación. En esta oportunidad, nos presentamos bajo el nombre TECHO, un nombre simple y una imagen institucional más limpia a comparación de nuestro extenso nombre anterior. A partir de acá, empezamos a consolidar el trabajo permanente en las comunidades mediante las mesas de trabajo, diversificación de programas y proyectos, apuntando así, al desarrollo integral de los asentamientos populares.

Hacia el 2013, iniciamos el trabajo en un nuevo departamento de Honduras: La Paz. Acá nos encontramos con altos índices de pobreza y mucha voluntad local para enfrentar los retos que la situación de pobreza impone a las familias. Es acá donde empezamos a trabajar en el área rural y empezamos a entender una pobreza oculta detrás de bellos paisajes, ahí donde la pobreza suena a naturaleza libre y el aroma del fogón no esconde la desnutrición infantil y la falta de una vivienda segura para toda la familia.

Desde el 2014 hasta el 2016, realizamos cambios institucionales que nos enseñaron a madurar y reflexionar sobre el rumbo de la organización en los próximos años. Empezamos un proceso de rendición de cuentas, transformación de la vivienda entregada, proyectos de saneamiento, energía alternativa, implementación de mesas de trabajo, proyectos comunitarios y formación integral de voluntarios y líderes comunitarios, los cuales son los actores clave dentro de nuestra organización.

Los 20 años de TECHO fueron un momento muy especial para poder parar un momento y reflexionar sobre nuestra planificación a largo plazo, en este momento, nos trazamos metas ambiciosas para desarrollar en los 19 países donde tenemos presencia. En el 2017, alcanzamos las primeras 1,000 familias con el programa de vivienda, siendo este un importante salto en la organización hacia nuevos retos. Es acá donde nos decidimos por replicar el Censo de Asentamientos, investigación realizada por TECHO en 9 países para georreferenciar y caracterizar los grupos de familias más vulnerados en ciudades específicas o la totalidad del territorio de un país. Más de 700 barrios y colonias de Tegucigalpa y Comayagüela fueron visitados para visibilizar a esas familias que solo han formado parte del paisaje (y cifras de pobreza) por muchos años. Queremos mostrar sus rostros, dónde están, cómo están organizados y cuales son esos retos que los mantienen en situación de pobreza.

En el 2018, estaremos lanzando el primer informe sobre los asentamientos informales que existe sobre el Distrito Central, un hito institucional que esperamos que el gobierno municipal, central, Secretarías de Estado, organizaciones de la sociedad civil y demás actores de la sociedad puedan utilizar para generar estrategias multidisciplinarias para reducir las brechas de desigualdad en Honduras.

TECHO, organización liderada por jóvenes voluntarios y pobladores de los asentamientos populares, no representa intereses partidarios o religiosos, sino una manifestación de jóvenes latinoamericanos con diversidad de pensamiento que tienen la voluntad de crear una sociedad más justa, integrada y sin pobreza.

(Esta historia continuará)