• INTERNACIONAL
  • ARGENTINA
  • BRASIL
  • BOLIVIA
  • CHILE
  • COLOMBIA
  • COSTA RICA
  • ECUADOR
  • EL SALVADOR
  • ESTADOS UNIDOS
  • GUATEMALA
  • HAITI
  • HONDURAS
  • MEXICO
  • PANAMÁ
  • PARAGUAY
  • PERU
  • R. DOMINICANA
  • URUGUAY
  • VENEZUELA

 TECHO Ecuador usa una manera especial para conocer las comunidades con las que trabaja – el DIAGNÓSTICO PARTICIPATIVO.

 

¿Pero qué exactamente es este diagnóstico?

 

Ecuador, 18 de septiembre – El DIAGNÓSTICO PARTICIPATIVO constituye el primer paso dentro de un proceso de planificación para desarrollar el trabajo con las comunidades, esta metodología busca levantar problemas que se manifiestan en una comunidad y también debe procurar identificar las capacidades de la misma, con el objetivo de despertar la curiosidad entre los vecinas/os sobre posibles soluciones y su participación activa en las mismas.

 

“El diagnóstico participativo es una herramienta que permite conocer una realidad desde la perspectiva de una comunidad”.

 

Según Carlos Zevallos, voluntario coordinador del barrio Unidos Venceremos, en Durán – Guayas, el Diagnóstico Participativo es una herramienta que permite conocer una realidad desde la perspectiva de una comunidad. Si bien, en la encuesta de caracterización de hogares, también realizadas por TECHO, es posible conocer valores e índices que sirven de guía para el trabajo comunitario, el Diagnóstico marca un camino hacia el Plan de Acción, donde se diseña de manera colaborativa qué hacer junto con la comunidad.

“Queremos que la comunidad sea protagonista en las decisiones e ideas.  La metodología se basa en el debate y diálogo para identificar los puntos de mayor relevancia para los vecinos y vecinas, identificando problemáticas y buscando posibles soluciones y reconociendo los recursos, metas y deseos.” comenta Zevallos.

Virginia Vintimilla, Directora de Gestión Comunitaria de TECHO Ecuador, nos cuenta en detalles como funciona esta metodología y como ha sido el trabajo de diagnóstico en las 12 comunidades con las cuales TECHO trabaja actualmente en el país.

 

¿Porqué TECHO hace los Diagnósticos Participativos?

V: Para que nuestro trabajo en comunidad tenga coherencia es necesario reconocer y conocer a profundidad las comunidades con las que trabajaremos. Realizamos el diagnóstico participativo porque nos permite:

 

●     Entender los desafíos principales o urgentes para la comunidad;

●     Comprender las causas y relaciones entre los problemas;

●     Planificar eficaz y efectivamente junto a los vecinos y vecinas para la búsqueda y ejecución de las soluciones;

●     Ejecutar acciones viables y pertinentes con la realidad de las comunidades y la capacidad institucional de TECHO.

 

¿Cómo funciona la metodología de los diagnósticos?

V: El Diagnóstico constituye el primer paso dentro de un proceso de planificación para desarrollar los proyectos y programas que se va a trabajar junto con la comunidad.

El proceso de diagnóstico empieza con una lluvia de ideas, identificando problemas que se manifiestan en la comunidad, por ejemplo: falta de servicios básicos (aseo urbano, electricidad, agua, asfalto); inseguridad, desempleo, falta de infraestructura recreativa (canchas, centros culturales, parques, plazas); de infraestructura social (escuelas, consultorios, jardines infantiles, recreación), entre otros.

Sin embargo, un diagnóstico no sólo debe enfocarse en los problemas, también debe procurar identificar las capacidades instaladas de la comunidad y nos permitir visibilizar las fortalezas, potencialidades, aprendizajes y los desafíos que se propone la misma comunidad.

Para que el diagnóstico sea efectivo este debe ser participativo y comunitario. Un diagnóstico es participativo cuando facilita espacios, medios de libre opinión y expresión a las personas involucradas. Se considera importante hacer partícipe del espacio a la mayor cantidad de habitantes de la comunidad como sea posible. De igual modo, es comunitario cuando logra recoger información que representa la comunidad, y no solamente a las personas que ejecutan la metodología; cuando logra identificar problemas, necesidades, recursos e intereses colectivos.

Las dos últimas etapas de la metodología contempla una matriz comparativa para priorización, estableciendo grados de urgencia y competencias para realización de proyectos; y un mapa de actores y redes con potencial de vinculación a la comunidad.

 

¿Quiénes son las personas involucradas?

V: Dentro del diagnóstico participativo los principales actores son los vecinos y vecinas de la comunidad, y voluntarios/as de TECHO. En las comunidades de Manabí también han participado voluntarios/as de organizaciones amigas (AIESEC) como invitados al diagnóstico participativo.

 

¿Cuáles son los proyectos que nacen del Diagnóstico Participativo?

V: Después del diagnóstico participativo (como primera parte de la planificación comunitaria) sistematizamos la información, la devolvemos a la comunidad para validarla y utilizarla como insumo principal para el desarrollo del Plan de Acción.

Antes de realizar el Plan de Acción utilizamos una herramienta de factibilidad donde podremos decidir bajo varios criterios que solución priorizar dependiendo de las capacidades reconocidas y la sostenibilidad de dicha solución.

El Plan de Acción básicamente es la guía de trabajo de los/as vecinos/as y voluntarios/as durante un periodo de tiempo determinado (de 1 a 1,5 año aproxidamentamente).

En el Diagnóstico Participativo reconocemos ideas y posibles soluciones que se convertirán en proyectos prioritarios para la comunidad a través del plan de acción comunitario.

 

¿Cuáles fueron los temas priorizados por las comunidades en los últimos diagnósticos?

V: Este año en los diagnósticos participativos realizados con 12 comunidades en los cantones de Montecristi (Manabí), Durán (Guayas), Daule (Guayas), Quito (Pichincha), Mejía (Pichincha) se pudo reconocer problemáticas parecidas en los barrios urbanos como, por ejemplo:

– Regularización de servicios básicos (agua potables, alumbrado público regularizado);

– Acceso a infraestructura comunitaria (parques, áreas verdes, espacios de integración;

– Acceso a centros de salud;

– Legalización de terrenos;

– Seguridad ciudadana.

 

 

 

 

¿Es la primera vez que hacemos el diagnóstico participativo en las comunidades? ¿Hay resultados, proyectos, impacto anteriores?

V: Durante el tercer trimestre de 2017 realizamos por segunda vez los diagnósticos participativos.

De las experiencias pasadas, hemos tenido planes de acción con proyectos que se han hecho efectivos durante fines del 2016 y lo que va del 2017 como, por ejemplo:

– Rehabilitación de caminos en Santa Clara (Quito – Pichincha);

– Reforma de la casa comunal en Pisulí (Quito – Pichincha);

– Construcción de viviendas de emergencia en comunidades 5 de junio ( Durán – Guayas), Pisulí (Quito – Pichincha), Santa Isabela, San Eloy y Tierra Santa (Montecristi, Manabí);

– Capacitaciones en pastelería en 5 de junio (Durán – Guayas);

– Asesoría jurídica en San Enrique y Sabanilla (Daule – Guayas);

– Diseño del proyecto de casa comunal a ejecutar en el último trimestre de 2017 en San Enrique (Daule – Guayas) y San Eloy (Montecristi, Manabí).

 

Por Patricia Senge, pasante de comunicaciones de TECHO Ecuador.

Revisado por Danyelle Fioravanti, directora de comunicaciones de TECHO Ecuador.