• INTERNACIONAL
  • ARGENTINA
  • BRASIL
  • BOLIVIA
  • CHILE
  • COLOMBIA
  • COSTA RICA
  • ECUADOR
  • EL SALVADOR
  • ESTADOS UNIDOS
  • GUATEMALA
  • HAITI
  • HONDURAS
  • MEXICO
  • PANAMÁ
  • PARAGUAY
  • PERU
  • R. DOMINICANA
  • URUGUAY
  • VENEZUELA

Miles de voluntarios y voluntarias en todo el país se dieron cita a nuestra tradicional actividad.

Por: Josué David Alfaro Morera  Francesca Brunner Alfani 

Costa Rica – Los pasados viernes 29 y sábado 30 de mayo se realizó la novena Colecta TECHO en Costa Rica. Más de 4.000 voluntarios/as salieron a las calles desde tempranas horas en la mañana hasta antes del atardecer, soportando el sol y la lluvia, para ayudar a recolectar fondos destinados a desarrollar diversos programas y proyectos en las comunidades donde trabajamos.

Los motivos por los cuales estos jóvenes creen en lo que hacen son diversos, pero todos tienen un común denominador: el deseo de un cambio, la voluntad de solidarizarse con quienes más lo necesitan.  “Me genera satisfacción que una persona pueda tener una segunda oportunidad, se le está ayudando a gente que tal vez no ha sobresalido por el hecho de que no ha tenido una oportunidad”  reseñó Jean Paul Millet, voluntario de TECHO.

Una colecta en desarrollo

 

Con pancartas, sombreros e imaginación, muchos y muchas salieron de sus casas para estar en su punto a las 6 am o tan temprano como pudieran. Estaban preparados y preparadas ya que sabían que les esperaba un largo pero gratificante día. El viernes estuvo bastante soleado, con botellas de refrescos y gaseosas listas, los/as miles de jóvenes empezaron la colecta. Como dice Mariangel Montero, quien participa como voluntaria de TECHO desde hace 3 años, “lo que a uno lo llena y lo motiva es la gente, su calor humano” y nada era impedimento para que quienes quisieron aportar, a su manera, lo hicieran”.

Al transcurrir el día, el voluntariado de los distintos puntos caminaron por los alrededores de sus zonas, buscando captar la mayor cantidad de peatones y carros que se dispusieran a colaborar. Algunos puntos tuvieron dificultades con personas que no entendían el propósito de TECHO, pero no pasó a más y todo se pudo controlar efectivamente.

 El objetivo de cada voluntario/a estuvo siempre claro y nada les desconcentró a lo largo del día, ni siquiera los pequeños o grandes inconvenientes que nunca pueden faltar en una iniciativa de esta magnitud en el país. “Uno sabe que esto tiene un fin, esto va a llegar a personas que lo necesitan”, señaló María José Salas, voluntaria.

El sábado tuvo la misma dinámica animada y emprendedora por parte de los/as voluntarios/as, con la diferencia de que esta vez se cambió el sol por la lluvia. Aún así, se les veía en la calle a los/as voluntarios/as y, enfundados en su camiseta roja empapada, no dejaron de brindar una sonrisa y un amable gracias para todos/as aquellos/as que colaboraron o se detuvieron aunque fuera a responder que no les era posible hacerlo.

 

Pero, ¿por qué ser voluntario/a?

“Es lo mínimo que se puede hacer por una persona” reconoció María José Girón, jefa de punto y voluntaria en TECHO desde 2011, al referirse sobre la importancia de ayudar a quienes más lo necesitan.

TECHO tiene como misión trabajar de manera incansable por la superación de la pobreza. La masividad es uno de nuestros principios y quedó demostrado una vez más en la Colecta 2015, pero tenemos que seguir trabajando. Son todos los sectores de la sociedad los que deben ser parte de esto y buscar en conjunto una país más justo y sin pobreza. Este es tu espacio de incidencia social donde todos pueden estar.

La experiencia de TECHO busca así ser una iniciativa que desde el voluntariado en sus colectas -como una de sus bases- promueva el interés social por el bienestar común (por encima del individual) y por realizar el trabajo mínimo para lograrlo. Como bien recalcó Eugenia Torres, jefa de punto y voluntaria activa de TECHO desde hace dos años, el voluntariado “te abre esa herida que uno no tiene que sanar hasta no ver un cambio”.