Techo al día

Círculos territoriales: diálogos desde las comunidades

Círculos territoriales: diálogos desde las comunidades

Círculos territoriales: diálogos desde las comunidades

Desde el 4 de noviembre comenzaremos junto al Hogar de Cristo y Fondo Esperanza, un espacio de diálogos propositivos a lo largo de Chile llamado “Círculos Territoriales”, en donde se trabajarán propuestas junto a comunidades excluidas en Chile.

Alrededor de 50 mil personas participarán de los círculos territoriales de aquí a fin de año, en donde se identificarán las causas del estallido social en Chile y cuáles son las soluciones a través de una metodología participativa y herramienta digital.

Sobre esto, Sebastián Bowen, director ejecutivo de TECHO-Chile, sostiene que “lo que nos han mostrado los hechos de los últimos días, entre otras cosas, es una total disociación entre las personas que definen al país respecto a las urgencias y prioridades de la ciudadanía, especialmente de los más vulnerables. Todo indica que debemos iniciar una reconstrucción del diálogo social institucional desde los territorios. La metodología de los “círculos territoriales” que estamos impulsando es, además, de una forma de trabajo de nuestras organizaciones con miras al futuro, un aporte completo por canalizar las demandas e ideas de la ciudadanía. Durante décadas hemos trabajado con distintos grupos vulnerable y durante todo ese tiempo se ha forjado una confianza con nuestras instituciones. Esa confianza hoy en día es un activo muy escaso en la sociedad, pero más necesario que nunca y a través de esta metodología buscamos ponerlo al servicio de la construcción de un Chile con menos desigualdad y justo”.

“Hoy más que nunca son los más pobres y vulnerables quienes tienen derecho a ser escuchados”, sostiene el director ejecutivo del Hogar de Cristo, Juan Cristóbal Romero. Y agrega: “Como país, no podemos seguir haciendo políticas y tomando decisiones sin oír a quienes más sufren sus consecuencias. Por eso, queremos propiciar el diálogo entre quienes crean y diseñan las políticas públicas y los que sufren la exclusión día a día, reconociendo su dignidad y sus derechos. Esta metodología, que nace en un periodo de grave crisis social, se mantendrá en el tiempo, será un hábito permanente, porque lo único que permitirá la sostenibilidad de nuestra sociedad es la búsqueda conjunta y duradera de equidad y justicia para todos y todas”.

De acuerdo a nuestra experiencia trabajando junto a las personas y familias más excluidas del país, entendemos que algunas de las temáticas más sentidas que se debería priorizar son: ingreso, vejez digna, infancia y juventud, salud, ciudad y vivienda, y participación. Pero serán estas conversaciones con las comunidades y la experiencia del diálogo sin condiciones las que permitirán reconstruir lazos y confianzas, porque es prioritario reparar los vínculos dañados con la participación de todos: vecinos, autoridades, líderes vecinales y así poder reconstruir el tejido social.