• INTERNACIONAL
  • ARGENTINA
  • BRASIL
  • BOLIVIA
  • CHILE
  • COLOMBIA
  • COSTA RICA
  • ECUADOR
  • EL SALVADOR
  • ESTADOS UNIDOS
  • GUATEMALA
  • HAITI
  • HONDURAS
  • MEXICO
  • PANAMÁ
  • PARAGUAY
  • PERU
  • R. DOMINICANA
  • URUGUAY
  • VENEZUELA

Señor/a Intendente/a de la Ciudad de Córdoba

Le es­cri­bi­mos más de 30 re­fe­ren­tes co­mu­ni­ta­rios de Barrios Populares reuni­dos en la ciudad de Cór­do­ba en un en­cuen­tro coor­di­na­do por la or­ga­ni­za­ción so­cial TECHO, donde par­ti­ci­pa­mos para ca­pa­ci­tar­nos, com­par­tir ex­pe­rien­cias y propuestas para nues­tros ba­rrios, dia­lo­gar y de­ba­tir, re­pre­sen­tan­do a 6 de los más de 124 Barrios Populares de la ciudad: Los 40 de Argüello, 28 de Noviembre, Nueva Esperanza, El Chaparral (Guiñazú), Pueblos Unidos y Cooperativa Parque Ituzaingó 2.

Sobrevivi­mos día a día la dis­cri­mi­na­ción y la vul­ne­ra­ción de nues­tros de­re­chos, derechos humanos. En los barrios donde  vivimos hay enor­mes y profundos pro­ble­mas de há­bi­tat: fal­tan ser­vi­cios bá­si­cos (agua, luz, gas y  cloa­cas), trans­por­te pú­bli­co ineficiente o inexistente, cuan­do llue­ve su­fri­mos inun­da­cio­nes que nos im­pi­den en­trar y salir del ba­rrio, falta de espacios verdes y recreativos para los niños y las niñas, falta de calles asfaltadas y desagües, cordón cuneta y falta de recolección de residuos.

Sin embargo, y a pesar de estas di­fi­cul­ta­des, nos or­ga­ni­za­mos. Todos tenemos algo en común: conformamos mesas de trabajo, espacios periódicos entre voluntarios/as y vecinos/as donde se problematiza, dialoga, reflexiona y decide sobre los intereses de la comunidad para gestionar iniciativas colectivas que mejoren nuestro barrio y nuestra calidad de vida.

En estos espacios priorizamos problemas y proyectos. Hemos tra­ba­ja­do en diversos de ellos para el pro­gre­so de nues­tros ba­rrios, tales como, espacios de contención y apoyo a niños/as, escuelitas de fútbol, merenderos, apoyo escolar, batucadas, mantenimiento de espacios públicos, construcción de salones comunitarios, colocación de contenedores de basura, talleres de oficios, reclamos de servicios faltantes, entre muchos otros. En mu­chas oca­sio­nes ocu­pa­mos el rol del gobierno de turno por­que per­se­ve­ra­mos e in­sis­ti­mos para que nues­tros ba­rrios me­jo­ren y así, todas las personas que los habitan tengan un mejor acceso al derecho a la ciudad.

Por estos motivos, nos gus­ta­ría in­vi­tar­lo a que venga a nues­tros ba­rrios, que los ca­mi­ne en días de llu­via pero tam­bién de sol, para co­no­cer nues­tras historias, nuestros anhelos, ideas y planificaciones. Exi­gi­mos compromiso para resolver los problemas que nos afectan y ser tra­ta­dos con igual­dad y jus­ti­cia.

Nuestra propuesta es generar una política de Estado elaborada por una mesa conformada por vecinos/as de los barrios populares de Córdoba y organizaciones de base y sociales en conjunto con funcionarios de la Municipalidad de Córdoba donde se definan metas y lineamientos en materia de vivienda y hábitat.

Agra­de­ce­mos ser es­cu­cha­dos a tra­vés de esta carta y además ad­jun­ta­mos una serie de pro­pues­tas para po­lí­ti­cas de há­bi­tat que­da­ndo a entera dis­po­si­ción para re­unir­nos y tra­ba­jar jun­tos para me­jo­rar la si­tua­ción en la que nos en­con­tra­mos más de 28 mil  familias en los barrios populares de Córdoba.

Propuestas para superar la situación de pobreza de los barrios populares

1) Plan de Cero Emergencia Habitacional

Queremos que nuestra vivienda no sea el techo, sino el “piso” habitacional de cualquier familia. En el territorio cordobés ya hemos trabajado, en conjunto con los vecinos/as de las comunidades en la construcción de 1371 de estas viviendas, habiendo invertido un total de $ 77 millones de pesos  desde 2003 a la fecha.

Mientras se piensa y acuerda el largo plazo, hay que ocuparse masivamente de las más de 28 mil familias en pleno siglo 21 que viven en extrema emergencia habitacional.

La vivienda transitoria de TECHO demostró científicamente su impacto y mejora en la calidad de vida de los vecinos/as.

2) Regularización dominial de los barrios populares

La Ley de Integración Sociourbana y de Regularización de Barrios Populares (Ley 27453) aprobada en el Congreso es un gran avance. Sin embargo, debemos lograr su adecuada implementación. Luego, hay que avanzar sobre otras situaciones de irregularidad en la tenencia.

3) Fondo histórico para urbanización de asentamientos

Tenemos que aumentar enormemente la más redituable de las inversiones que la sociedad moderna conoce: agua, asfalto, cloacas y redes seguras de electricidad y gas. Para ello necesitamos una gran convicción y acuerdo político.

4) Involucramiento de habitantes de asentamientos en cargos públicos

No alcanza con que sean protagonistas de los procesos de urbanización de sus barrios. Necesitamos que el país en el que 1 de cada 10 personas vive en un asentamiento tenga mayor representación en cargos públicos. Queremos un Concejo Deliberante donde los/as vecinos/as de los barrios populares puedan ser legisladores/as, concejales y funcionarios/as.

5) Reducción de la estigmatización y aumento de la solidaridad nacional

En 2018, aún 4 de cada 10 argentinos/as cree que las personas que viven en asentamientos lo hacen por elección propia. Hay que lograr reducir esta profunda barrera invisible de la “aporofobia”, a partir de masificar y popularizar las historias de lucha incansables de los millones de habitantes de los asentamientos. No es posible una sociedad equitativa y justa sin solidaridad. No es posible una sociedad solidaria si se estigmatiza y criminaliza a la pobreza.

?php if ( function_exists( ‘gtm4wp_the_gtm_tag’ ) ) { gtm4wp_the_gtm_tag(); } ?