TECHO
23 septiembre, 2017

Por qué somos TECHO

Un Techo para mi País atravesó un período de cambios. De una etapa fundacional, donde la expansión, aprendizaje y adaptación fueron fundamentales en una primera instancia, a una etapa de consolidación, donde la gestión, el impacto y el desarrollo comunitario toman un rol protagónico en el modelo de trabajo.

Desde el 2010 se ha trabajado en un proceso de cambio y reenfoque centrado en tres ejes: modelo de intervención, gestión social de proyectos y estructura organizacional, lo que nos llevó a una reconfiguración de la identidad y cultura organizacional de TECHO.

Este cambio se ve reflejado desde la redefinición de la visión, misión y nuevos enfoques del trabajo en asentamientos, hasta un cambio de imagen  institucional.

Preguntas frecuentes sobre el cambio de imagen institucional:

¿En qué consiste el cambio de imagen institucional?

Luego de un período de estudio y de diferentes pruebas, se concretó la construcción de una nueva marca. La nueva imagen institucional mantiene una serie de elementos de continuidad como el nombre, “TECHO”, definido de manera natural, debido a que así se nos identifica y reconoce de forma generalizada.

La nueva marca, busca generar un posicionamiento donde la superación de la pobreza en asentamien- tos es posible mediante el trabajo de sus pobladores y jóvenes voluntarios. La marca TECHO posee atributos como: integrador, joven, innovador, denunciante y global. Además se comporta con una per- sonalidad joven, valiente, profesional y carismática.

La nueva identidad gráfica de TECHO incluye un logotipo que representa una casa/flecha, que puede ser interpretada como una vivienda, un espacio de encuentro, o bien representar el crecimiento y avan- ce que se puede concretar por medio de la promoción del desarrollo comunitario en las comunidades.

¿Por qué es necesario acompañar el cambio institucional con un cambio de marca?

El cambio en la imagen es necesario para crear una correlación entre ésta y las transformaciones vividas a nivel organizacional.

En ese sentido, los teóricos* proponen que “un rediseño de identidad, debe tener concordancia a nivel de imagen, que confirme, certifique y refuerce este cambio, y eso es lo que buscamos con este cambio de imagen”.

Comunicación Estratégica: vivir en un mundo de señales “ de Tironi & Cavallo.

¿Qué investigación se hizo para determinar el cambio de marca?

Durante un año realizamos un proceso de 5 etapas, compuesto por una investigación, un período de diseño, desarrollo de un posicionamiento, construcción e implementación de ésta etapa en la que nos encontramos actualmente.

En todo este proceso fuimos acompañamos por empresas con vasta experiencia en este campo, como lo son Burson y Marsteller, Young&Rubicam y The Boston Consulting Group (BCG), quienes trabajaron con la información entregada por los países y la OC.

¿El modelo de intervención seguirá siendo el mismo?

El modelo de intervención tendrá un cambio de enfoque, donde todas las actividades y planes que ejecutemos apuntarán al fortalecimiento y desarrollo comunitario. Desde la inserción en los asenta­mientos se impulsará la organización comunitaria, promoviendo la participación y corresponsabilidad de los pobladores de la comunidad.

¿Cambia el modo de financiamiento del proyecto?

Hasta ahora, aproximadamente el 80% del financiamiento proviene del sector privado y bajo este nue­vo enfoque institucional buscaremos diversificar las formas de financiamiento del proyecto, apuntan­do a otras fuentes como los individuos, la cooperación internacional, entre otras. De igual manera, buscaremos potenciar nuestras relaciones con el sector privado, logrando generar alianzas mucho más integrales, que reflejen una fuerte identificación de los socios con la visión y misión de TECHO, y que respondan a los objetivos de las comunidades más vulneradas.

¿Cambian los acuerdos y compromisos acordados con Un Techo para mi País?

No, no cambian. Nuestro compromiso como TECHO con la comunidad se mantiene y queremos seguir trabajando en conjunto para lograr los objetivos que nos fijamos. Asimismo, buscaremos un nuevo en­foque en la intervención, donde las actividades y planes que ejecutemos en los asentamientos apun­ten al fortalecimiento del desarrollo comunitario, promoviendo la participación y corresponsabilidad comunitarias.

¿Cambian los planes que se implementan en las comunidades?

Los planes de trabajo deben responder a las necesidades de cada comunidad, teniendo como foco el fortalecimiento de las capacidades comunitarias, es decir los planes que ya se desarrollan no cambian, se fortalecen y amplían (dependiendo de la capacidad local) a través de nuevos diseños y el trabajo con redes para que puedan aportar con mayor calidad e integralidad a la mejora del bienestar comunitario.