TECHO
21 enero, 2018

EL OTRO MARCONI

Mucho se ha dicho estos días sobre el barrio Marconi, minuto a minuto las noticias exponen los particulares acontecimientos del viernes y las consecuencias que dejaron; en efecto, de una forma u otra las circunstancias nos obligan a poner la mirada en una de las peores caras que el barrio tiene para mostrar: aquella que más nos distancia y que también más cómodos nos deja, porque nos convence de que tales experiencias sólo le suceden a personas muy distintas a uno.

Desde TECHO somos testigos, del intenso y persistente esfuerzo de vecinos que semana a semana buscan soluciones en colectivo, que se reúnen a pensar juntos cómo transformar el lugar donde viven. En estos años de trabajo, hemos aprendido que en muchos lugares de esta ciudad, existen personas que deben esforzarse el doble para acceder a condiciones mínimas de habitabilidad – inclusión territorial y social. A pesar de eso, no dejan de crear, construir y trabajar de manera conjunta para que esas metas se hagan realidad. Sucesos como el del viernes no solo silencian el esfuerzo de muchos sino que nos ciegan de ver un país más integrado. En este momento, es necesario cuestionarnos como uruguayos sobre qué Uruguay estamos construyendo y lo que es aún más importante: qué es lo que elijo ver.

Estas circunstancias nos enseñan que aun hay mucho camino que recorrer en la construcción de un Uruguay que pueda aprender a sostener y contener a todos sus ciudadanos; capaz de aceptar la diversidad y de cultivar el deseo de trabajar entre todos para que como sociedad podamos superar estas instancias límites que nos tocan vivir. No se puede pensar en Marconi sin notar lo mucho que hemos dejado de mirar hacia allí, es momento de ver que la violencia no es solamente un grito terrorífico, es ante todo una expresión contundente de la existencia. Marconi es un barrio de nuestra ciudad, de nuestro país y quienes lo habitan son tan ciudadanos como cualquier otro.

.

TECHO