TECHO
22 mayo, 2018

Una emergencia de toda la sociedad

 

Por Belén González Directora Ejecutiva de TECHO Uruguay

Hoy 20 de febrero se conmemora el Día Mundial de la Justicia Social proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en noviembre de 2007, como la “celebración que busca apoyar la labor de la comunidad internacional encaminada a erradicar la pobreza y promover el empleo pleno y el trabajo decente, la igualdad entre los sexos y el acceso al bienestar social y la justicia social para todos.”(*1)En este marco, desde TECHO hacemos un llamado a la urgencia sobre la situación de vulneración de derechos en la que viven miles de personas en los asentamientos informales de nuestro país.

A partir de la información relevada por la organización, encuestando a 6.823 personas en 22 de los 332(*2) asentamientos de la capital (entre 2015 y 2017), destacamos algunos datos obtenidos para evidenciar la emergencia habitacional y el déficit de acceso a servicios urbanos que vemos tangibilizado en los barrios en los que trabajamos.

El 39% de los hogares relevados vive en situación de hacinamiento medio o crítico, esto quiere decir que hay un mínimo de 2,5 personas por dormitorio del hogar. En algunos asentamientos como es el caso de Antares y 23 de Diciembre el 30% de los hogares alcanza niveles de hacinamiento crítico, lo que significa que hay más de 5 personas por habitación en la vivienda. El promedio de hacinamiento a nivel nacional es del 2% y en Montevideo del 2,3% (*3), lo que evidencia la desigualdad en relación al departamento y al resto del país. Existen diversos estudios sobre el impacto del hacinamiento en la calidad de vida de las personas: los efectos negativos de la falta de privacidad, el malestar psicológico generado por ser observado de forma constante y las repercusiones de la mala calidad del descanso y el sueño; a su vez no es difícil imaginarse el efecto dominó de la falta de descanso en otras dimensiones de la vida como en el desempeño laboral y los procesos educativos.

El 8,5% de los hogares relevados tiene piso de tierra; ninguno de los asentamientos accede a la red general de saneamiento y el 21% de los hogares posee un sistema de desagüe de aguas servidas a cielo abierto; lo que se traduce en la contaminación del agua y la tierra en la que están instaladas las familias

A su vez, el 48% de los hogares no cuenta con conexión regular a la energía eléctrica. Esta conjunción de carencias impacta fuertemente en la vida cotidiana de las personas, y en algunos casos tiene desenlaces fatales. Hace apenas unos días fuimos testigos, a través de los medios de comunicación, del incendio que afectó a alrededor de 20 familias en el asentamiento AFE en la ciudad Mercedes; este es un ejemplo de cómo la combinación de la precariedad de los materiales de las viviendas y las conexiones irregulares, dan lugar a estas tragedias de forma cotidiana en los asentamientos más precarios.

Para que las cifras no sean fríos números, supongamos que soy un/a vecino/a del asentamiento “Gruta de Lourdes”. Probablemente tengo menos de 20 años de edad (47% de la población), mi casa tiene conexión irregular a la energía eléctrica (67% de los hogares), la construcción tiene filtraciones de agua (56%) o viento (33%); incluso cada vez que llueve es muy probable que mi casa, el terreno o la calle frente a mi hogar se inunde (51%); y que para mejorar mi situación habitacional necesite encontrar un trabajo, el que estoy buscando desde hace un tiempo (23% se encuentra en situación de desempleo). Vivir en un asentamiento informal es una sistemática vulneración de derechos, que salta a la vista cuando sucede una catástrofe más disruptiva, como sucedió en el asentamiento AFE de Mercedes.

Pero esta emergencia no es de unos pocos, sino de toda la sociedad. Es en semanas como las que recientemente hemos pasado, con reiteradas situaciones de violencia cuando vemos las consecuencias de la injusticia y la desigualdad cristalizarse. Hay una relación causal innegable entre la violencia que infringimos en la ausencia de garantía de derechos y la que vivimos como sociedad en su conjunto. ¿Vivir en una casa que se inunda, con peligro a derrumbe, a la que le entra viento, que tiene cables peligrosos colgando, no es violento? Una sociedad injusta y desigual es una sociedad violenta. Para vivir en un país más seguro, debemos priorizar las políticas y las medidas legislativas que nos acerquen a la justicia y a la superación de la pobreza.

Es también en los asentamientos informales precisamente donde nos encontramos con las mayores oportunidades para avanzar. Es donde Uruguay crece en población día a día y tiene la energía de la juventud para transformar la realidad (el 49% de los pobladores tienen menos de 20 años), donde día a día vecinos y vecinas enfrentan con ingenio los desafíos de construir su propio hábitat, como en pocos lugares del país. Barrios llenos de vecinos y vecinas que confían en sus pares para trabajar en conjunto (64% de los vecinos/as relevados confía en sus vecinos/as) y que a pesar de las vicisitudes tienen una actitud positiva con respecto al futuro del barrio, trabajando con sus propias manos para mejorarlo y creyendo que continuará prosperando en el futuro (67%).

Las condiciones del lugar donde vivimos hacen de Uruguay el único país de la región con la posibilidad real de superar la pobreza para el 2030, en parte por esta concentración territorial de las vulnerabilidades y el avance en la reducción de la pobreza medida por ingreso en los últimos años. Aprovechemos este día para revitalizar la discusión y la acción, reforzando los compromisos de la agenda de derechos y la justicia social, reconociendo a los asentamientos informales en el epicentro de las injusticias y desigualdades de nuestra sociedad.


Los datos aportados en esta publicación son el resultado de un compilado de relevamientos realizados entre el 2015 y el 2017 en 21 asentamientos de Montevideo y zona Metropolitana por el área de Investigación Social de TECHO Uruguay. Este informe es posible gracias a los cientos de voluntarios participaron de jornadas de relevamiento de información y al equipo de voluntarios del Área de Investigación Social que compiló y analizó la información.

(*1) http://www.un.org/es/events/socialjusticeday

(*2) Informe de Asentamientos Censo 2011, PMB-PIAI:

http://pmb.mvotma.gub.uy/sites/default/files/informe_asentamientos_censo_2011_19-10-2012.pdf

(*3) Encuesta Continua de Hogares 2016 http://otu.opp.gub.uy/grafica?

tipo=2&id=577&deptos=1,2,3,4,5,6,7,8,9,10,11,12,13,14,15,16,17,18,19&regiones=&municipios=&loc=&fecha=2016-01-01