TECHO
22 mayo, 2018

Mujeres x el cambio I Lourdes referente comunitaria

Lourdes llegó al asentamiento La Vía hace 8 años, ayudó a traer el agua y desde ahí, siempre con su iniciativa a tope, se dio a conocer y querer; hasta ser hoy referente de la comunidad y la presidenta de la comisión.

 

La reunión se postergó dos horas para que pudiera llevar a su hijo más grande a su primer día en la UTU. Toma dos ómnibus de ida, dos de vuelta, y nos cuenta que en sus etapas de escolar, su hijo tenía un grupo con compañeros de clase para ir juntos a estudiar y así evitar robos o hacerse notar más a la vuelta en las calles sin alumbrado público.

Relata también cuando se levantaba a las 4:30 para ir a trabajar y fue víctima de un robo en la parada de ómnibus, como le ocurrió a tantas otras mujeres en ese mes, aprovechando la poca gente y la escasa luz. Fue una de las tantas movilizaciones que impulsó Lourdes para buscar una mejor vida para la gente del barrio. Juntó firmas entre los vecinos para presentar en la comisaría, lograron reunirse con el comisario y todos los días a las 5 AM paraba una patrulla en la parada.

Esta y tantas otras iniciativas llevaron a Lourdes a ser una referente en el asentamiento La Vía, pero según cuenta, lo que la llevó a la presidencia de la comisión de Paurú desde hace cuatro años fue la movilización por la regularización del agua. La comisión comprende la calle Paurú y el asentamiento La Vía, siendo Lourdes la única representante de este último.

El asentamiento La Vía no estaba reconocido por la IM como tal , por lo que OSE no había regularizado el agua allí. Luego de una recolección de firmas impulsada por Lourdes y varias reuniones, fueron a chequear el asentamiento y comenzó la regularización del servicio público de agua potable.

 

Hoy en día la comisión tiene talleres de teatro para niños, lleva al barrio los trámites de cédula de identidad, PAP, entre otros, dada la lejanía física que no todos pueden afrontar. También consiguieron 15 boletos de la IM para que los niños vayan a la playa en verano, y se soldaron medio tanques para oficiar de contenedores, sustituyendo el viejo basural que había al costado de las casas.

Cada persona que pasa por la puerta de la casa de Lourdes la saluda. “Hoy me ves acá hablando con ustedes, venís más tarde y capaz me ves juntando basura de la cuneta o quemándola. El otro día pusimos una luz con una vecina ahí en la esquina. Esa y la que tenemos aca en casa, son las únicas luces que hay en el barrio”.

Entre los pendientes de la comisión está conseguir la luz, lo cual parece una lucha interminable. Lourdes habla sobre lo frío que es el invierno en La Vía, y al demandarse los calefones y la calefacción, colapsa la electricidad; saltan los cables y tienen que ir con mucho frío y a veces caminando sobre el barro para poder colgarse de la luz nuevamente, y no porque no la quieran pagar.

En una de sus tantas idas a UTE le dieron un afiche para llenar con datos solicitando la regularización de la luz, les dijeron que iban a pasar a chequear -así como lo hizo OSE- y hasta ahora no ha sucedido. Su justificación parte de que van a dónde los manda el Estado y que si en el barrio hubiera algún tipo de organización sería más fácil. Fue así que se movieron con el MIDES, solicitando que enviaran una carta a UTE firmada por todos los vecinos.

Este primer acercamiento con el Ministerio los llevó a la posterior implementación del SOCAT (Servicio de Orientación, Consulta y Articulación Territorial) en el barrio, “un servicio que apunta a impulsar el desarrollo comunitario y la activación de redes de protección local a través de la participación de vecinos e instituciones públicas y privadas, que tienen en común el hecho de trabajar o vivir en el mismo territorio”.

Lourdes reflexiona sobre el rol de la mujer y enfatiza, “las mujeres sí hacemos y no estamos llegando a la igualdad. No tenemos las mismas condiciones para llegar a cualquier puesto de poder”. Así finalizamos la conversación hablando de la teoría de techo de cristal, que es básicamente lo que definía Lourdes. Un obstáculo invisible en la carrera laboral de las mujeres, difícil de traspasar, que les impide llegar a cargos de mayor responsabilidad y liderazgo, por tratarse de una sociedad patriarcal, es decir, dominada por hombres.

Si quieren saber más de Lourdes, el 8 de marzo pueden encontrarla en una mateada en la Plaza de la Equidad en Paso de la Arena, luchando por la igualdad de género.

 

* Los nombres han sido modificados para proteger la identidad de las personas.

.
.
 
.
.
Por Martín Carlevaro, voluntario del equipo de prensa.