TECHO
16 agosto, 2017

EL HÁBITAT EN DISPUTA

El pasado domingo 25 de octubre, cuatro vecinos y vecinas de Ventanilla, reunidos en el local comunal de la comunidad El Mirador de los Humedales, nos comentaron que no tenían una farmacia cercana. Dada la ya conocida lejanía de la posta municipal, así como su grave desabastecimiento y la mala calidad de su atención, el hecho de no contar con un establecimiento de medicinas cercano resulta particularmente peligroso. Pero esta es solo una preocupación más dentro de la larga lista de dificultades con las que los vecinos y vecinas de asentamientos humanos lidian de forma cotidiana, en un contexto de vulneración de derechos humanos y, sobre todo, de ausencia de desarrollo sostenible.

Es por causas como esta que diferentes representantes de prácticamente todos los países del mundo, así como líderes y lideresas de las organizaciones sociales más grandes y empresarios y empresarias con vocación por el desarrollo, se reunirán del 17 al 20 de octubre en Quito, Ecuador, para la III Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Vivienda y el Desarrollo Urbano Sostenible, mejor conocida como Hábitat III (1), con el fin de implementar una “Nueva Agenda Urbana” (NAU), un documento oficial que regirá sobre todas las iniciativas dirigidas a fomentar el desarrollo de las ciudades (2), orientándolas hacia los intereses que se estimen más urgentes para la comunidad internacional durante los próximos veinte años.

Ante este importante evento, necesitamos reflexionar como organización sobre ciertas cuestiones fundamentales relacionadas con nuestra participación como miembros oficiales de la Asamblea General de Socios (AGS), la instancia que agrupa a las organizaciones de la sociedad civil cuyos objetivos estén más vinculados a la temática del evento.

La sociedad civil ya cuenta con el borrador del documento (3) que se discutirá en Quito, por lo que es pertinente comenzar a analizarlo y darnos cuenta de sus fortalezas y -acaso más importante- de sus imperdonables ausencias. Al respecto de este último punto, podemos identificar 7 grandes ausencias en el documento propuesto por las Naciones Unidas, que el Programa Urbano DESCO ha calificado como sus “7 Pecados Capitales”, en un documento sumamente interesante que invitamos a todas y todos a leer (4). Para los intereses de TECHO y su visión y misión organizacionales, podemos resaltar los siguientes:

a) La financiación de la vivienda, la tierra y el hábitat.- Como se ve, el borrador de la NAU no se pronuncia sobre este tema, crucial para las economías locales, como quedó demostrado con la crisis que produjo el mal manejo del sector hipotecario en Estados Unidos en la década pasada.
b) La incorporación de los derechos humanos universales e interdependientes y obligaciones correspondientes.- La NAU menciona el concepto de “Derecho a la Ciudad” una sola vez. Conceptos aún más completos como “Hábitat de Derechos Humanos”, que están en la vanguardia de las investigaciones académicas sobre temas de desarrollo urbano no aparecen en absoluto. Por otro lado, si bien el documento apuesta por “lograr progresivamente la plena realización del derecho a una vivienda adecuada” (5), no se delimitan las responsabilidades y atribuciones de cada esfera del Estado sobre este compromiso asumido.
c) La lucha contra la corrupción en la urbanización y el desarrollo de los asentamientos humanos.- No se plantean acciones concretas para abordar de manera efectiva este problema, que deslegitima e incluso criminaliza la producción social de hábitat en la periferia de nuestras ciudades.

Claramente, no todo está perdido. Nunca olvidemos que el optimismo es uno de los valores institucionales. La NAU también tiene grandes aciertos, que continúan la gran labor emprendida por los artífices de las anteriores conferencias (6), y logra constituirse como un documento políticamente correcto, fácil de firmar y adoptar por diversos lados del espectro ideológico-político.

¿Cuál es la postura de TECHO ante la Nueva Agenda Urbana? Somos una organización cuyo trabajo comienza y termina en los asentamientos humanos informales, y debemos llevar una postura articulada y coherente, con profesionalismo y respeto, pero también con pasión y con el necesario nivel de asertividad para no ser opacados por organizaciones con mayor tiempo de existencia. Es por eso que TECHO Internacional tiene cinco propuestas para llevar a Quito con nuestras delegaciones (7):

a) La desigualdad debe ser entendida como un problema estructural y global.- Se necesita contar con un enfoque que coloque a la pobreza como resultado de una vulneración de derechos fundamentales, y como un desafío tanto para países desarrollados como para países en desarrollo. Luchemos siempre contra esa errada concepción de la pobreza como una decisión o -peor aún- como un mal necesario para el crecimiento.
b) Se deben reconocer las ideas, capacidades y experiencias de las comunidades.- No podemos pensar en los vecinos y vecinas de comunidades únicamente como las víctimas de la pobreza o los beneficiarios de la ayuda internacional, sino como aliados y aliadas en la transformación del territorio que habitan, tomando en cuenta el acervo de prácticas comunes y efectivas, resultado de tantas décadas de proveerse a sí mismos un hábitat adecuado y de autogestionar el futuro de sus comunidades. Esos conocimientos que el famoso sociólogo Boaventura de Sousa suele llamar “epistemologías del sur” (8) en sus estudios.
c) Los gobiernos deben contar con diagnósticos precisos para entender a los asentamientos informales.- No basta con gobiernos con voluntad política. A veces la voluntad política, si no viene acompañada de una rigurosa vocación por la identificación con la situación de pobreza que se pretende superar, puede generar más daño que bienestar, desuniendo comunidades por programas sociales mal llevados o deslegitimando a las autoridades democráticamente elegidas por el asentamiento.
d) Se debe implementar un monitoreo continuo en todas las intervenciones.- Las organizaciones de la sociedad civil, así como las agencias del Estado, no deben intervenir en comunidades de forma aislada o competitiva, sino generando sinergias que permitan aumentar sus impactos y, sobre todo, fiscalizarse y evaluarse entre ellas para asegurar un trabajo de calidad y honesto hacia las comunidades.
e) Deben habilitarse y promoverse espacios para la participación ciudadana.- Específicamente, deben ampliarse las oportunidades para que los y las jóvenes de nuestros países puedan tener voz y voto en las decisiones que afectarán a nuestras ciudades.

Por supuesto, para que estas propuestas no queden en el aire y puedan aterrizarse en la NAU, para que podamos decir con orgullo que TECHO logró influir en la orientación internacional oficial que se le dará al desarrollo urbano sostenible durante las próximas dos décadas, necesitamos delegaciones fuertes que conozcan del tema y que puedan generar incidencia antes, durante y después de Hábitat III.

Finalmente, con mucha alegría podemos afirmar que TECHO Perú ha cumplido el reto de contar con una Delegación hacia Hábitat III de alto nivel, que ha venido preparándose durante los últimos dos meses con proactividad para poder representarnos adecuadamente. Sergio, nuestro Director Social; Jonathan, nuestro Director de Programas y Proyectos de Desarrollo; Luisa, nuestra Lideresa Comunitaria por antonomasia; Victoria, nuestra voluntaria zonal experta en trabajo con comunidad; y Cheska, nuestra Directora Regional; viajarán dentro de unos días a dejar el nombre del Perú en alto; pero, más que eso todavía, a recordarle al mundo algo que parece haber olvidado en su afán de crecimiento: que existen personas viviendo en una situación de flagrante injusticia frente a la indiferencia de la mayoría, que solo preocuparnos por nuestra situación sin hacer algo al respecto es como decir “tu lado del bote se está hundiendo” (9), y que tenemos voluntarios y voluntarias de TECHO dispuestos y dispuestas a cambiar esta realidad, porque somos ciudadanos y ciudadanos… Porque somos una sola América Latina.

Por: Juan Velazco Urquiaga
Director de Formación y Voluntariado
TECHO – Perú

Notas:

  1. Puede consultar toda la información relacionada a Hábitat III en este enlace: https://www2.habitat3.org/bitcache/50a2fa5446fc99ae62b03e4317317a22032641eb?vid=581882&disposition=inline&op=view
  2. Más información sobre la Nueva Agenda Urbana y lo que significa en este enlace: http://citiscope.org/habitatIII/explainer/2015/03/que-es-la-nueva-agenda-urbana
  3. Puede consultarse el borrador en español de la Nueva Agenda Urbana en este enlace: http://www.citiscope.org/sites/default/files/h3/Habitat_III_Nueva__Agenda_Urbana_10_Septiembre_2016_MLC_MIRA.pdf
  4. Revista “Interquórum – Nueva Generación”, elaborada y publicada por el Programa Urbano DESCO: http://urbano.org.pe/wp-content/uploads/2016/09/Revista-Interquorum-Desco-H%C3%A1bitat-III.pdf
  5. Cita textual del borrador de la Nueva Agenda Urbana (enlace líneas arriba).
  6. Las conferencias Hábitat se convocan con una frecuencia de veinte años. La primera fue, por tanto, en 1976 en Vancouver, Canadá. La segunda (“Hábitat II”) se realizó en 1996 en la ciudad de Estambul, Turquía.
  7. El video que explica con mayor detalle nuestras propuestas ya puede ser visto en el canal de YouTube de TECHO: https://www.youtube.com/watch?v=00kwkFJEbtQ&feature=youtu.be
  8. Al respecto, se recomienda este artículo de Boaventura de Sousa: http://www.boaventuradesousasantos.pt/media/EpistemologiasDelSur_Utopia%20y%20Praxis%20Latinoamericana_2011.pdf
  9. Cita de Hugh Downs, famoso periodista estadounidense.