TECHO
16 diciembre, 2018

¿Cómo vivimos nuestras ciudades?

En el Día mundial de las ciudades: la ciudad ideal es visualizada desde un asentamiento

El Día Mundial de las Ciudades proclamada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) es  el 31 de octubre. Se estableció con el fin de promover el interés en la urbanización y fomentar la cooperación entre los países para aprovechar las oportunidades y afrontar los desafíos que plantea el urbanismo, así como para contribuir al desarrollo urbano sostenible en todo el mundo, según ONU.

Desde TECHO se trabaja bajo el lema “las mismas ciudades, los mismos derechos”. Hoy en día el compromiso y la exigencia es mayor por velar que  comunidades estén en función de crecimiento social, económico e infraestructura.

En esta ocasión recopilamos historias de dos habitantes del Barrio Aracelly Pérez, en León. Nos contaron de su forma de vida, su cosmovisión y como sueñan la ciudad ideal.

León fue la primera capital de Nicaragua. La misma se fundó en 1524. Está ubicada en el occidente del país y es reconocida como “la ciudad universitaria”, tiene 10 municipios que conforman el departamento. Es una ciudad de comercio y de turismo.

“ La ciudad universitaria”  tiene bellos paisajes, espectaculares playas , gente trabajadora y sociable. León tiene aproximadamente 441,508 habitantes. En el Censo de asentamientos del pacifico urbano de Nicaragua (CAPUN) ocupa el 29% de concentración en asentamientos a nivel nacional.

Uno de los asentamientos de León es el  Aracelly Pérez fundado hace 13 años, por familias que vivían anteriormente en estado de hacinamiento. Los pobladores del barrio trabajan por cuenta propia. Al caminar por sus calles están  ventas de tortillas, elotes cocidos, enchiladitas y personas que son comerciantes en la terminal de buses.

El mencionado se encuentra ubicado a orillas de un cauce lo cual los hace vulnerables debido a las inundaciones. Según el CAPUN el 89% de los asentamientos están ubicadas en una zona de riesgo, debido a que las personas no tienen acceso a la tenencia legal de suelos habitacionales, lo cual podría llevar a situaciones de desastres.

En esta ocasión  les presentamos la historia de Leandra Castellón Valdivia, de 39 años, y Carlos Urbina, de 59 años.  Dos personas que han vivido por más de 10 años en el barrio Aracelly Perez, donde han criado a sus hijos y formado su familia.

 

 

Leandra  vive con sus dos hijos y su esposo. Es una mujer trabajadora. Ella aporta en el sustento de su  familia y la manutención del hogar. Tiene una venta en la enramada de su casa, al calor del fuego y el movimiento de sus manos les da forma a las riquísimas y calientitas tortillas de maíz.

Nos cuentan su día a día

Desde la noche prepara el maíz nesquizado. Es una mujer muy madrugadora, a las 5:00 de la mañana ya está en pie para  lavar el maíz  y llevarlo al molino.  Prepara el desayuno para sus dos hijos  y su esposo.”En la casa no faltan los que haceres “ dijo. Por eso,  Leandra emplea a dos muchachas para echar 700 tortillas diarias. Su esposo, al andar en su bicicleta, recorre  las calles de la ciudad universitaria para vender el producto. En la ciudad  76% de las familias tienen empleos informales lo cual se traduce a que no todas las familias tienen seguro médico y un salario aproximado al costo de la canasta básica, por lo cual tienden a trabajar en el sector servicio, según CAPUN.

Desde su fuente de trabajo deben desplazarse por las calles en mal estado, que sufren más daños en épocas de lluvia. Desde el barrio, ella nos cuenta que les afecta mucho en verano el polvo porque los niños tienen muchas enfermedades respiratorias y en invierno las calles se inundan y  se dañan causando hoyos y charcos a lo largo del camino.

Ante esto, Leandra sueña que su ciudad ideal es que tenga calles bonitas y sin polvo. Ademas que cuente con  el servicio de agua, que sea eficiente. Para ella es  necesario  que se cumplan  los derechos a los servicios básicos.

Asimismo,  Carlos Urbina cuenta que producto de la gestión comunitaria promovieron el acceso a los servicios básicos “ nos organizamos para comprar el alambre y poner la luz eléctrica”, añade. Urbina  es uno de los fundadores del Barrio. Dice que llego a habitar al barrio por la necesidad de estar solo e independiente, al situarse  las casas eran de plástico y de zinc, poco a poco se fue poblando.

1 de cada 5 asentamientos del pacifico de Nicaragua no son parte de una red pública de agua potable, en León el 55% de las viviendas acceden al servicio de agua por medio de la tubería y tan solo el 5% lo hace por medio de un puesto público , sin embargo en muchas de las comunidades tienen discontinuidad del servicio. Sin embargo, Carlos, que se desempeña como carpintero, con un serrucho en sus manos nos ilustra la ciudad ideal para él:  en la que no debe faltar el acceso a los servicios básicos, calles en buen estado, mayor seguridad ciudadana y que todos los niños puedan asistir a la escuela.

Para ambos es muy importante tener el acceso a los servicios básicos , la ciudad ideal radica en que vivamos en un ambiente sano y con  la misma igualdad de todos, como lo explica el Objetivo de Desarrolllo Sosteible (ODS) 11: “lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.” Carlos y Leandra reciben el servicio de luz eléctrica pero 1 de cada 2 asentamientos del pacifico no tienen accesso a este.

Los asentamientos son zonas aisladas de las ciudades donde se encuentra mucha desigualdad. Sin embargo, en las comunidades existe una buena organización comunitaria lo cual les ha facilitado la gestión desde sus comunidades para mejorar los servicios básicos y de infraestructura.