TECHO
13 diciembre, 2017

Repensar la ciudad: una necesidad más allá del SITRAMSS

Repensar la ciudad: una necesidad más allá del SITRAMSS

La reciente decisión de la Sala de lo Constitucional sobre permitir la libre circulación de vehículos en el carril segregado del SITRAMSS ha causado una discusión que se remite tanto a argumentos jurídicos como políticos. Como TECHO hacemos una lectura de dicha situación, desde el enfoque del Derecho a la Ciudad, la nueva agenda urbana y las experiencias retomadas en la cumbre de Hábitat III en octubre del 2016.

Uno de los problemas principales en El Salvador, ha sido el pensar las ciudades de forma poco inclusiva. Un ejemplo claro de ello, es que en la práctica, la planificación de las ciudades pareciera haber estado enfocada en los automóviles y no en las personas. El Derecho a la Ciudad y la nueva agenda urbana, promueven la inclusión de todos sus ciudadanos y reconoce que la ciudad es un espacio colectivo, que pertenece a todos sus habitantes y no a unos pocos.

En ese sentido, las políticas públicas que se generen en el contexto de planificación y desarrollo de las ciudades, deberían ser formuladas bajo un esquema de participación ciudadana, respetando ciertos principios como la gestión democrática de la ciudad, el cual conlleva a que las políticas públicas se implementen con transparencia y eficacia. Con esto, es necesario reflexionar si el SITRAMSS como parte de una política impulsada desde el gobierno, realmente se formuló a partir de la participación ciudadana, con un proceso dotado de transparencia y con parámetros de eficacia. De no haber considerado estos términos, es obvio que nos encontraremos ante una política sujeta al riesgo de fracasar por la diversidad de sectores sociales, instituciones privadas y públicas que juegan un papel importante en su implementación y legitimación.

Sin embargo, más allá de definir quién tiene la razón en la discusión, si es pertinente señalar, que deben buscarse acciones integrales a la exclusión que nuestras ciudades manifiestan. El SITRAMSS viene a tratar de responder a apenas a uno de los tantos problemas de la ciudad. La verdadera problemática detrás de este dilema, se encuentra en que no hemos repensado la ciudad de forma equitativa, centrada en la dignidad de sus ciudadanos y en donde las familias más vulnerables como las que residen en asentamientos precarios, puedan gozar de derechos como al transporte público accesible, el derecho la vivienda, a la educación, al trabajo, a la salud, el medio ambiente, etc.

Para avanzar en la construcción de una ciudad para todos, es necesario que tanto el sector privado como público, sean capaces de adecuar sus acciones, bajo los principios del Derecho a la Ciudad, tales como la promoción de la gestión democrática de la ciudad, el ejercicio pleno de la ciudadanía la igualdad y no discriminación, pero sobre todo, el replanteamiento de sus acciones no debe buscar generar un desencuentro de realidades, como el de automovilistas versus usuarios del SITRAMSS, más bien, debe generarse un encuentro constructivo que solo será posible mediante la apertura a la participación ciudadana en los problemas de la ciudad. Después de todo, la decisión final de la Sala, únicamente traerá consigo una respuesta legal a la situación, pero no solucionará la problemática de fondo.

Wilson Sandoval

Director general, TECHO El Salvador