TECHO
29 abril, 2017

SE REALIZARON TALLERES DE HABILIDADES PARA LA VIDA

El objetivo principal era lograr que los jóvenes repliquen los talleres con su metodología. Se desea que esto sea un acceso a oportunidades de educación, proporcionándoles habilidades personales básicas necesarias para afrontar el reto de ser futuros facilitadores de talleres en su comunidad

Este  3, 4, 11 y  12  de febrero en Perquín, Morazán, inició el taller de Habilidades para la vida, donde  asistieron 30 jóvenes que aprendieron a desarrollar herramientas para su plan en el futuro. En este espacio los participantes pudieron descubrir el potencial que tienen, adquirieron competencias que les servirán a nivel interpersonal y cómo ponerlas en práctica para su progreso e impulsar el desarrollo comunitario. Esto fomenta la construcción de mejores oportunidades

El equipo de educación de TECHO El Salvador fue el encargado de brindar estos talleres, que  se impartieron en el colegio Amun Shea. Estos se desarrollaron con jóvenes de tercer ciclo a bachillerato, y tres profesores que tomaron a bien ser participes de esto para ponerlo en práctica. Se realizaron dos jornadas, la primera fue el viernes 03 de febrero y sábado 04,  la segunda fue el sábado 11 y domingo 12.

El taller se dividió en dos módulos, durante 12 horas. El primero se denominado Habilidades Personales, que consisten en el autoconocimiento, manejo de emociones, liderazgo y trabajo en equipo, toma de decisiones y proyecto de vida. El segundo fue Habilidades Técnicas, donde se desarrolló la metodología de este proyecto y el trabajo con la niñez. Este tipo de talleres se han convertido en una forma de prevención de violencia y desarrollo integral de la juventud. A Los participantes se les brindó un protocolo de seguimiento a los proyectos de vida para darle  sostenibilidad al trabajo realizado con estos dos fines de semana.

Lissette Ramírez, coordinadora del Programa de educación, dijo que desde lo observado y desarrollado en Perquín, se encontró un gran potencial en la juventud para gestionar a corto plazo proyectos de formación con más jóvenes, algo que está muy ligado con el desarrollo que como TECHO se busca generar en comunidades. La nueva generación dice presente por un cambio radical de nuestra sociedad.

Con estos talleres se ambiciona dejar un legado de ciudadanos conscientes de su responsabilidad individual y colectiva para convertir un país con mayores oportunidades. Para esto se debe  lograr que los jóvenes sean capaces de replicar  lo aprendido, brindando oportunidades de adquirir experiencias importantes como el liderazgo, trabajo en equipo y la resolución de problemas.

Es así como TECHO es parte de la formación de una nueva generación de jóvenes, que generan una transformación en el rumbo de sus vidas teniendo las herramientas necesarias para afrontar el reto de ser futuros facilitadores de talleres en su comunidad y poder implementarlos con la niñez. Esta labor reúne el trabajo en conjunto con pobladores empoderados que poseen la convicción de mejorar la calidad de vida de sus familias y de su comunidad.