TECHO
28 mayo, 2017

Mano a mano con las empresas. Última construcción corporativa del año

Por Katherine Mendoza, Voluntaria TECHO

Alajuelita, Costa Rica – Vivimos en una sociedad marcada por la indiferencia, donde a diario se ve la vulneración de derechos a miles de familias que viven en condiciones de exclusión total.

El pasado fin de semana voluntarios(as) de TECHO,  junto a voluntarios(as) de empresas, dejaron todo lo que tenían que hacer para para ser parte de la construcción corporativa en la comunidad de Nuevo Amanecer 1, en Alajuelita.

Estas construcciones muestran que el trabajo conjunto con el sector privado es sumamente importante y pese a todas las inclemencias del tiempo, supieron salir adelante y lograr cumplir con el objetivo.

El sol, la lluvia, el bochorno, la tierra, las complicaciones, el cansancio, no fue un impedimento para que 34 voluntarios(as) de TECHO y más de 40 personas provenientes de empresas como Consortium Legal, Málaga y Walmart , pasarán dos días completos trabajando en conjunto con las familias para que tuvieran una solución habitacional temporal la cual les permitirá tener una mejor calidad de vida.

A diferencia de las construcciones masivas, en las corporativas, las empresas son las que financian las viviendas que se construyen, las que son armadas con sus equipos de trabajo. Es una instancia bien enriquecedora, puesto que la mayoría de ello(as) no  han tenido la oportunidad de realizar un voluntariado antes,  y ser parte de la construcción genera un cambio importante para cada uno(a)

El Voluntariado Corportativo que impulsa TECHO en el país tiene un triple impacto: primero, cambia la situación de vivienda de una familia. En segundo lugar, involucra a personas con la realidad de los asentamientos en condición de pobreza del país y finalmente genera un cambio en las personas que asisten, quienes adquieren una visión más critica de la sociedad, lo que repercute en la unión del equipo de trabajo.

Es importante crear esta conciencia no solo en los(as) jóvenes que estudian, sino a nivel general, personas que se encuentran trabajando, madres, padres, abuelos(as), todos debemos salir de este paradigma, salir de la ceguera y empezar a cambiar. La responsabilidad social debe estar en cada uno de nosotros, desde pequeños.

Revisá el álbum de fotografías aquí