TECHO
24 junio, 2017

COMUNICADO DE PRENSA I Desalojo en comunidad Nueva Jerusalén

Nueva Jerusalén

COMUNICADO DE PRENSA
DESALOJO EN COMUNIDAD NUEVA JERUSALÉN
                                                                                                                                    

Medellín. 16 de enero, 2017

Respecto del desalojo a parte de la comunidad Nueva Jerusalén, ubicada en el Municipio de Bello (Antioquia), que comenzó el día jueves 12 de enero y que hoy, lunes 16, continúa, TECHO, como organización de la sociedad civil que trabaja activamente hace cuatro años con los pobladores del barrio, a través de programas como Mesa de Trabajo, Huerta Comunitaria, y Educación para la Paz, manifiesta su preocupación e inconformidad a propósito de los siguientes temas:

1) Previamente al desalojo, se llevaron a cabo reuniones entre las autoridades involucradas y la comunidad para acordar un procedimiento que garantizara un desalojo pacífico. El protocolo no se cumplió a cabalidad, en circunstancias que éste fue consensuado entre las partes vinculadas al proceso, provocando que la jornada estuviese marcada por enfrentamientos y una violencia inaceptable, particularmente por el uso excesivo de fuerza por parte de los cuerpos de seguridad. Paralelamente, sorprende la ausencia de ciertas instituciones estatales cuyo deber es velar por el respeto a los derechos humanos.

2) En Colombia existe jurisprudencia sobre desalojos que no se está respetando. La Corte Constitucional, en la Sentencia T-740/12, se refiere a la protección de los derechos fundamentales durante los procedimientos de desalojos, indicando que deben llevarse a cabo en estricto cumplimiento de las disposiciones pertinentes de las normas internacionales de derechos humanos, y respetando los principios generales de la razón y la proporcionalidad. Asimismo, el documento emitido por el organismo exige especial cuidado cuando los desalojados han sido víctimas de desplazamiento forzado. En el caso de Nueva Jerusalén, parte importante de los vecinos fueron desplazados producto de la violencia, y hoy son desplazados nuevamente, ahora por el Estado. Por lo mismo, resulta aún más grave que no se respete el debido proceso y, a la vez, no se asegure un traslado asistido que vele por condiciones de vivienda dignas.

3) Si bien en sentencia del expediente Nº 2010 – 135 del Juzgado 26 Administrativo de Medellín es claro en exigir un plan de acción de vivienda para los desalojados, preocupa que hasta ahora, la Alcaldía de Bello sólo ofrezca $250.000 durante tres meses prorrogables, para un arriendo provisional. Complementariamente, no podemos perder de vista que la Constitución Política, en el Artículo 51, sostiene que todos los colombianos tienen derecho a vivienda digna y que el Estado fijará las condiciones necesarias para hacer efectivo este derecho. Esperamos equivocarnos, que el plan requerido al menos exista, y aún no se haga público, de manera que se respete un documento que nadie en territorio colombiano puede desconocer: nuestra Carta Magna.

Lo ocurrido en Nueva Jerusalén es ejemplo paradigmático de una realidad de exclusión que afecta a millones de colombianos, así como la desatención por parte de la institucionalidad de los asentamientos informales, zonas que evidencian una dinámica de desigualdad representada en la segregación espacial, en la fragmentación social de las ciudades y, en definitiva, de los países.

Como TECHO creemos que debe existir un compromiso desde los distintos actores de la sociedad, sobretodo de los gobiernos locales, por construir acuerdos orientados a tomar decisiones que contemplen el conocimiento y las propuestas que surjan de quienes habitan en asentamientos informales. Reivindicamos su experiencia como sujetos con capacidades e ideas que nutren el debate y, por consiguiente, los programas que de allí emanen.

Exigimos a las autoridades municipales, a la Policía Nacional, y al Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) que cesen el uso de fuerza desmedida en el proceso de desalojo de la comunidad Nueva Jerusalén, pues durante estos años de trabajo junto a sus pobladores hemos sido testigos de su apertura al diálogo y capacidad de organización.

Por último, hacemos un llamado a las autoridades a encontrar alternativas que aseguren la integridad de las familias y la protección de sus derechos, garantizando un proceso de reubicación en territorios que propicien un hábitat digno, y que garanticen condiciones de habitabilidad adecuadas, articulando y trabajando en conjunto con las familias que serán desalojadas, fortaleciendo sus procesos comunitarios.

_______

CONTACTO

José Domingo Sagüés R. 

Director Nacional de Comunicaciones

TECHO – Colombia

(317) 646 6412 I (571) 702 9309

[email protected]