TECHO
24 junio, 2018

La otra cara de villa El Bosque

Pasado el mediodía del 6 de junio, el cabo primero Óscar Galindo fue asesinado en la población El Bosque de La Pintana, sector donde trabaja TECHO-Chile.

Desde agosto del año pasado, trabajamos con la comunidad todas las semanas realizando el programa de nivelación de estudio con niños “Nuestra Sala”, como parte de los 80 que hemos hecho durante el último año, y un Taller de Aprendizaje Popular de peluquería de los 40 a lo largo de Chile.

También hacemos mesas de trabajo junto a los dirigentes para enfrentar las diferentes problemáticas que aquejan a la comunidad, buscando siempre la organización comunitaria, la participación y el empoderamiento de los vecinos.

Es importante recordar que la población El Bosque es una villa de condominios sociales fundada en 1984, donde residen más de 1000 familias en departamentos que no superan los 36 metros cuadrados.

El Bosque está ubicado en la peor comuna con calidad de vida de acuerdo al estudio “Índice de Calidad de Vida Urbana Comunas y Ciudades de Chile” de la Universidad Católica y la Cámara Chilena de la Construcción de este año.

Según DataChile, casi el total de las viviendas de La Pintana son casas pareadas (45% por un lado y 34% por ambos), el 94,7% de sus habitantes se atiende por Fonasa, y la mayoría de sus trabajadores (33%) perciben, en promedio, sólo 250.000 pesos mensuales.

En la segunda mejor comuna evaluada por el ránking, Las Condes, se vislumbra un panorama completamente distinto. Allí, el 39% de los trabajadores reciben, en promedio, $1.330.359 al mes, el 69% de los habitantes tienen Isapre, y la mayoría de las viviendas son departamentos en edificio con ascensor (43%) o casas aisladas (26%).

“La situación tras la muerte de Óscar Galindo nos confirma que nuestro lugar como TECHO-Chile es con éstas familias”, asegura nuestro Director Social, Gonzalo Rodríguez.

“Es a través del encuentro y trabajo con los vecinos donde podemos, en conjunto, generar cambios que mejoren la calidad de vida de todos y todas, para verdaderamente construir ciudades justas y sostenibles”, dice. Y agrega: “Hoy, nuestro trabajo en blocks hace más sentido que nunca. Renovamos nuestro compromiso con las comunidades en las que trabajamos cada semana, acompañamos y apoyamos a la comunidad de la Villa El Bosque, y lamentamos todas las víctimas que ha cobrado la exclusión y el olvido”.