TECHO
24 mayo, 2018

La larga espera de Flor del Valle

“Nosotros venimos trabajando para conseguir este proyecto desde hace años, luchando para tener nuestras viviendas definitivas. Nos costó mucho pero con la unión de la familia y la Fundación TECHO-Chile pudimos lograr lo que queríamos”, cuenta Pamela Ocares, presidenta del comité de vivienda.

Pamela Ocares, presidenta del comite de vivienda

Flor del Valle es parte de los 89 proyectos que hemos entregado desde el 2007, los cuales han permitido que 7444 familias hoy tengan su vivienda definitiva en 10 regiones del país.  El proyecto de Maipú, contempla la construcción de 104 viviendas de dos pisos, de 57 a 67 m2, con tres dormitorios, living-comedor, cocina, baño, antejardín y patio. Además, el barrio, se encontrará cercano a la locomoción colectiva, parques y centros comerciales, contará con áreas verdes y una sede social.

En nuestro país, según nuestro catastro del Centro de Investigación Social del 2017, más de 40 mil familias viven en 702 campamentos. Un 48% más que en 2011. Cifras que han marcado el contexto desigual que se ha vivido en los últimos años en Chile.

Todo comenzó en el campamento La Isla, en la comuna de Maipú. 104 familias que llevaban 10 años de lucha y trabajo comunitario por cambiar sus realidades excluidas de servicios básicos de calidad y de la posibilidad de tener viviendas adecuadas que les permitan desarrollarse libremente.

Flor del Valle es un proyecto antiguo. En el 2004, nace con la agrupación de un comité de vivienda con el fin de obtener un hogar definitivo. En los inicios de Flor del Valle, se buscó hacer la construcción de las casas en un terreno de la comuna de Maipú el cual, hoy, pertenece al proyecto Cumbres del Kilimanjaro, del comité Trabajando por un Sueño. Tras esto, no hubo más ofertas de terreno debido a la escasez de suelo, y el alto precio de éstos. La constancia y empuje de las familias logró que a finales de 2008 se encontrara un nuevo terreno, donde actualmente se está construyendo el conjunto de viviendas.

Render referencial del proyecto Flor del Valle (TECHO-Chile)

En 2014 se realiza una postulación para financiar la compra del terreno a través de fondos estatales provenientes del Ministerio del Interior. Este proyecto de financiamiento, se realizó a través de la SECPLA de la Municipalidad de Maipú postulando a un proyecto de Mejoramiento de Barrios de la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (SUBDERE).

En diciembre del 2015, se les informa a las familias que la compra del terreno debe ser votada en el Concejo Municipal. A partir de ese momento, comenzaron una serie de sucesos que evita que el proyecto sea revisado y votado en sesiones del Concejo. De forma paralela, vecinos aledaños al terreno donde se construirían las casas, se enteran de que lo que se construiría ahí serían viviendas sociales, por lo que empiezan a organizar diferentes acciones para impedir el avance del proyecto.

Nosotros como Entidad Patrocinante del proyecto, en conjunto a la directiva de las familias, comenzamos a reunirnos con juntas de vecinos, con la Municipalidad, se realizaron audiencias con los concejales, una asamblea con los vecinos aledaños, instancias en las que se vieron; el rechazo y la discriminación a las familias por el hecho de venir de campamentos.

Finalmente, después de mucha presión, se llevó al concejo el proyecto y se obtuvo el rechazo de la compra del terreno. A través de MINVU, se postuló a un llamado especial de subsidio, que otorgó recursos adicionales para financiar el terreno y así comenzaron con la edificación del proyecto.

“El proyecto para mi significa todo, es una alegría inmensa de poder tener algo digno de una vivienda definitiva. Para la comunidad, más que nunca, y por los hijos, hay que seguir luchando por esto. No podría explicar la emoción que tiene cada familia, todos quieren irse lo antes posible, sueñan, planean las nuevas cosas que queremos tener, la seguridad y tranquilidad. Anhelamos vivir en nuestras nuevas casas, es una alegría inmensa”, confiesa Pamela Ocares, dirigenta del campamento.

Render referencial del proyecto Flor del Valle (TECHO-Chile)

A la fecha, el proyecto habitacional se encuentra en construcción. Además se solicitó una modificación al permiso de edificación a la Dirección de Obras Municipales de Maipú para cumplir con la normativa vigente. Este permiso, fundamental para poder continuar con la obra.

Respecto a las últimas etapas que quedan para finalizar el proyecto, Pamela Ocares, explica que “es un decreto que tiene que firmar para tener el permiso de edificación. Sin ese permiso, no nos pueden entregar las viviendas. El decreto no estaba bien hecho, pero la alcaldesa está con las intenciones de poder ayudarnos y solucionar este tema”, concluye Ocares.

Familias visitando la casa piloto del proyecto Flor del Valle

Hoy el proyecto se encuentra en su fase final, con más del 50% construido y espera cumplir con el sueño de 104 familias, que buscan una solución habitacional definitiva.

“El proyecto Flor del Valle demuestra un sólido trabajo que se ha venido construyendo hace tiempo entre voluntarios, familias y el área de vivienda definitiva de nuestra institución. Es la demostración que la solución habitacional funciona cuando hay integración de distintos actores”, comenta Gonzalo Rodríguez, director social de TECHO-Chile.

Familias revisando lo que serán sus futuras casas en el día de la primera piedra.