TECHO
20 noviembre, 2017

El trabajo en conjunto de la FACH y TECHO-Chile permitió evaluar la expansión de los campamentos con imágenes del satélite chileno FAsat Charlie

Tras la firma en junio pasado de un convenio de colaboración entre el Servicio Aerofotogramétrico de la Fuerza Aérea de Chile (SAF) y TECHO-Chile, se llevó a cabo un estudio que permitió obtener mayores detalles de los campamentos que hay en nuestro país.

Para la investigación, elaborada por el Centro de Investigación Social (CIS) de TECHO-Chile junto al SAF, se usaron imágenes provenientes del satélite chileno FAsat Charlie, que permite monitorear desde el espacio los campamentos y así poder definir la superficie que ocupan estos asentamientos al año 2017.

Los principales resultados de este estudio muestran que, en las ciudades de Antofagasta, Calama, Copiapó y Viña del Mar, entre los años 2011 y 2017, apenas 25 hectáreas de campamentos fueron erradicadas o regularizadas. Por otra parte, los campamentos antiguos se expandieron en 30 hectáreas, y se sumaron 239 más de nuevos campamentos.

Esta expansión en superficie es el correlato del crecimiento en el número de familias viviendo en campamentos, que de acuerdo al Catastro de Campamentos de TECHO-Chile, ha sido especialmente alto en dichas ciudades. Por ejemplo, en Antofagasta eran 555 familias viviendo en campamentos al año 2011 -último catastro del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (MINVU)- mientras que en la actualidad son 4.999 familias las que viven en esta situación.

Asimismo, la ciudad de Viña del Mar se posiciona como la ciudad con más familias en campamentos de todo el país, que aumentó de 3.940 familias en el 2011 a 6.036 familias en 2017.

Además, el estudio concluyó que existe una transformación del paisaje muy dinámica entre los años 2011-2017. Siendo en las ciudades de Antofagasta, Calama y Copiapó un cambio desde un paisaje desértico a uno urbano mientras que, en Viña del Mar, se reemplazó el bosque nativo hacia campamentos.

Cabe destacar que el uso de estas imágenes es una novedad en cuanto a la aplicación que puede tener las tecnologías satelitales en ámbito de la investigación social, vinculado a la situación que viven miles de personas en campamentos en nuestro país.