TECHO
20 febrero, 2018

La desigualdad mata

 

Cuando nacemos, por el simple hecho de nacer, tenemos derechos. Derechos que no dependen de nuestros ingresos, de nuestras creencias, de nuestro color de piel. Derechos tan básicos como crecer en un ambiente seguro que nos permita desarrollar nuestra vida cotidiana como personas dignas.

El domingo, en el asentamiento Barrio de Arroyito, de Villa Gobernador Gálvez, murió electrocutada Zaira, de solo 12 años, tras recibir una descarga eléctrica por no tener acceso a energía segura. Zaira murió porque gran parte de nuestra sociedad todavía sigue creyendo que esos derechos no los tenemos todos. Y que hace falta un título de propiedad para que el Estado los reconozca.

“Cuando mi hija se quedó pegada, llamé a una ambulancia. Me dijeron que no podía entrar porque había llovido. La tuve que llevar en bici al Hospital y la salvaron. Después fui a pedir el medidor social y me dijeron que como soy usurpadora de un terreno privado no pueden ponerlo”, cuenta una vecina del barrio Camino Muerto, de Granadero Baigorria. Esta es la realidad en la que viven casi 800.000 familias en la Argentina, en más de 4.000 asentamientos de los cuales el 70% no tienen conexión segura de energía.

El Estado, en todo el país, está haciendo obras en sólo el 7% de los 4000 asentamientos. Como organización, venimos sosteniendo hace años que si no cambia la escala con urgencia, seguiremos siendo una sociedad fragmentada que vulnera los derechos básicos del 30% de sus habitantes, que viven en situación de pobreza. Seguiremos lamentando muertes como las de Zaira, que nos duelen en el alma, porque nos recuerdan qué poco hicimos como sociedad para revertir las condiciones de pobreza y vulnerabilidad en las que vivía.

¿Cuántas Zairas más dejaremos morir hasta darnos cuenta que las 4.000.000 de personas que viven en asentamientos tienen que ser reconocidas como seres humanos con derechos? ¿Cuándo dejaremos de permitir que la desigualdad siga matando a nuestros adultxs y a nuestros niñxs? ¿Cuándo entenderemos que ningún papel en el mundo debe ser necesario para crecer sin peligro de morir por esta, ni por ninguna otra causa así de evitable?