TECHO
26 abril, 2018

Fernanda Lima: “Como sociedad, estamos todos conectados y a veces no nos damos cuenta de eso”

En 2006, Fernanda Lima estaba en tercer año en la Universidad de Sao Paulo y se fue de intercambio a Francia. Al llegar, se encontró con un ambiente de revueltas violentas y descargos sociales contra el Gobierno. Autos quemados y vidrieras rotas eran la constante en cada una de las manifestaciones que recibieron a Fernanda en Francia. “Cuando volví estaba muy decidida a trabajar con algo más social en Brasil y conocerlo más. Yo no lo conocía mucho y aquí había mucha desigualdad”, cuenta.

A su regreso, una amiga de la universidad la invitó a una construcción de TETO (TECHO en Brasil) en Guarulhos, el municipio más poblado del Estado de Sao Paulo. El desconocimiento de su país –algo que descubrió viviendo afuera- se unió con su interés por comprender mejor el contexto que la rodeaba. A la semana, ya se había integrado al equipo como Directora de Voluntariado, con un equipo reducido. TETO estaba recién partiendo en el país.

“Fue muy difícil, porque teníamos construcciones cada 15 días y la verdad es que no teníamos mucho conocimiento de cómo hacerlo”, añade. Al año siguiente, asumió como Directora Comercial, donde se desempeñó hasta 2009 con el fin de montar equipo y dar estructura a TETO. Luego, su próximo desafío: asumir la Dirección Social en Brasil.

¿Qué fue lo que más te motivó a seguir en TECHO?

—Para mí conocer y tener contacto con las favelas. Cambió mi vida y mi punto de vista, lo que fue muy valioso en mi vida personal y profesional. Me hace mucho sentido que los jóvenes y que los voluntarios conozcan las favelas. Como sociedad, la verdad es que nosotros estamos todos conectados y a veces no nos damos cuenta de eso.
Cuando era Directora Social de TETO, Fernanda se acercó la realidad social de las comunidades. Por lo mismo, apenas terminó su periodo en la organización, se integró en 2011 Rede Interação, representantes de la ONG Slum Dwellers International en Brasil. “Lo que hacemos es apoyar a las comunidades en temas de desarrollo social, muy parecido a lo que realiza TECHO”, explica.

Las principales herramientas que utiliza Rede Interação en su trabajo son el ahorro colectivo para solucionar problemas de comunidad y la auto-documentación para poder recolectar información y así empoderar a las poblaciones para encontrar los problemas y sus soluciones. Además entregan espacios para que los líderes de varias comunidades intercambien experiencias y conocimientos.

Fernanda explica cómo TETO influyó en la decisión de su trabajo actual: “Creo que TECHO fue la puerta de entrada para trabajar con la pobreza en general. Fue con mi trabajo en TECHO que yo decidí dedicarme a esto. Me tocó mucho conocer la realidad y a la gente que muchas veces abría las puertas de su casa cuando no nos conocían, pero confiaban mucho en nosotros. Aprendí a leer el contexto social de mejor manera”.

¿Cómo ves el contexto del mundial con todas las protestas que hay?

—Hubo problemas por desplazamiento de familias por el mundial para construir estadios. Algunas familias fueron cambiadas a casas nuevas, pero otras se les atendió de forma muy precaria. No fue muy uniforme la repartición. El Gobierno se preocupó de no dejar desamparadas a las familias, pero para mí las familias deberían participar en el proceso de decisión y eso no pasó.

¿Cómo ves la situación de pobreza en Brasil en la actualidad?

—Creo que mejoramos mucho, hoy hay más políticas públicas que están funcionando para los más pobres. Claro que se podrían mejorar, pero esas políticas son importantes en estos avances. Sin embargo, creo que un punto importante que tenemos que mejorar es el empoderamiento de la gente.