TECHO
20 enero, 2018

TECHO Venezuela promueve “Constructores del Futuro”

La propuesta de trabajo de TECHO llegó a las universidades venezolanas Central de Venezuela y Universidad Católica, a través de la campaña “Constructores del Futuro” se invitó a los jóvenes a sumarse a la propuesta de trabajo entre jóvenes voluntarios y familias de comunidades buscando su mejora y desarrollo.

Estudiantes de las universidades venezolanas Central de Venezuela y Universidad Católica Andrés Bello participaron el pasado mes de mayo en la Campaña Universitaria “Constructores del Futuro” una actividad que llamaba a universitarios a sumarse a las actividades de TECHO en un trabajo conjunto entre jóvenes voluntarios y familias de las comunidades.

Del 7 al 11 de mayo, los estudiantes de ambas universidades pudieron ser parte de diversas actividades, como exposiciones fotográficas que mostraban la realidad de las comunidades donde TECHO trabaja, así como foros sobre la situación actual de los DDHH y el Rol de la juventud en la sociedad. La semana concluyó con la movilización  y exhibición de las viviendas transitorias construidas por las diferentes arterias viales de nuestra la capital venezolana.

Esa misma semana, equipos de ambas universidades tuvieron la oportunidad de representar a sus respectivas casas de estudio, construyendo una vivienda de emergencia en sus casas de estudios.  Resultando ganadora la Universidad Católica Andrés Bello. Y del 18 al 20 de mayo los mismos participantes construyeron 3 viviendas de emergencia en la comunidad Milagro de Dios II de Charallave en el Edo. Miranda. Con esta construcción Venezuela alcanza las 95 viviendas de emergencia construidas.

Alexis González, quien construía por primera vez afirma tras su experiencia: “No conocía la comunidad, y mucho menos conocía la familia…nunca había hecho una cosa tan difícil… Logramos terminar la vivienda de Clara que ella llamó “Mi Nueva Vida”… nunca me había sentido tan orgulloso de ser parte de algo como ahora. “

La comunidad Milagro de Dios II fue fundada en el año 2004 y está constituida por más de 180 familias que viven en condición de extrema pobreza. Sus principales problemas son la carencia de sistemas de alcantarillado, agua potable de distribución permanente y fuentes de trabajo que les permitan generar ingresos. Hoy esas familias esperan por una oportunidad para seguir trabajando por mejorar su calidad de vida.